Condiciones para crear una SICAV

Antes de poner en marcha una SICAV hay que tener en cuenta que éstas gozan de las mismas ventajas fiscales que los fondos de inversión con una tributación para los rendimientos y plusvalías de la sociedad del 1% y entre el 21% y el 27% para las ganancias patrimoniales de los socios derivadas de la venta de participaciones o el pago de dividendos.

En la actualidad se trata de un instrumento de inversión de los más utilizados por personas con grandes capitales. Eso sí, para poder crear una SICAV y disfrutar de ella hay que respetar una serie de condiciones, como por ejemplo que existan un número de acciones que sea igual o superior a cien, un capital mínimo de 24.000 euros y que sea variable entre el mínimo y máximo fijado estatutariamente.

También deben haber limitaciones a las inversiones, cierta tutela y control por la Comisión Nacional del Mercado de Valores y la Dirección General del Tesoro y Política Financiera. Además tanto su aumento de capital, fusión o constitución, gozan de exención en la modalidad operaciones societarias del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

La creación de una SICAV es una de las mejores opciones para aquellas personas con ahorros importantes y que quieran verlos crecer.

Derechos reservados Foster Swiss