A la hora de empezar un negocio en el extranjero o internacionalizar una empresa, por su proximidad y por su calidad de vida tanto a aspectos sociales como económicos, Suiza se ha convertido en uno de los destinos predilectos a la hora de empezar una de estas nuevas aventuras predilectas por muchos empresarios.

Abrir una empresa en Suiza en poco tiempo es posible porque es sinónimo de inversión segura  y muchas de ellas, inclusive, están encaminadas a salvaguardar el patrimonio y a ofrecer mayor seguridad para el patrimonio ante la inestabilidad de invertir en otros países con un euro aún bastante inestable.

Decidir a invertir en Suiza, realizar inversiones en Suiza o hacer negocios en Suiza es otra de las facilidades que ofrece el actual modelo global. Y Foster swiss le ofrece la posibilidad de llevar todo esto a cabo, en poco tiempo y con pocos trámites burocráticos gracias a nuestro equipo experimentado de consultores internacionales.

Pero si no quiere abrir una sociedad en Suiza, también tiene la oportunidad de adquirir una empresa suiza ya constituida y ahorrarse así aún más trámites. Éstas están vinculadas ya a una cuenta bancaria y se tratan de sociedades en Suiza con cierta antigüedad.

Sea cual sea la decisión por la que opte, consúltenos. Estaremos encantados de ayudarle.