1. Baja fiscalidad.
  2. Posibilidad de diferir el pago del impuesto.
  3. Cuando el dinero está en la sicav, tributa al 1% en lugar de al 30% en el Impuesto de Sociedades, siempre y cuando no se mueva.
  4. Cuando el capital se devuelve al dueño es cuando hay que pasar por Hacienda, pero se tributa igual que unas acciones, es decir, entre un 21% y 27%.
  5. Se pueden traspasar cantidades sin tener que tributar por ellas siempre y cuando no se supere una cierta cantidad, al considerarse que lo que se retira es capital y no beneficios obtenidos por la inversión.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat