En este artículo queremos destacar ciertos atributos de las sociedades offshore que no han sido mencionados últimamente en nuestra página web. Éstos son los siguientes:

  1. Estricta confidencialidad. En las jurisdicciones offshore los datos personales de accionistas y propietarios de las sociedades no figuran en ningún registro público. Se permite el uso de representantes como el director fiduciario o el accionista fiduciario;  también las acciones al portador son aceptadas en muchos lugares. De este modo se consigue todavía un nivel mayor de protección de la privacidad.
  2. Ausencia de normas de capitalización delgada, lo que hace posible constituir una empresa sin desembolsar el capital suscrito.
  3. Normativa favorable para ciertas operaciones empresariales relacionadas con el capital, como la asistencia financiera a terceros, o la fusión de empresas.
  4. Libertad de inversión. En muchos países existen regulaciones financieras rígidas destinadas a la protección de los inversores, que dificultan o impiden la participación en determinados negocios, valores o fondos de inversión. Las sociedades offshore no están sometidas a este tipo de regulaciones, por lo que se abre todo un mundo de oportunidades de inversiones globales, a las que de otra manera no se tendría acceso.
  5. Posibilidad de domiciliar la sociedad en otra jurisdicción, sin detener la actividad de la empresa.

 

Derechos reservados Foster Swiss