image luxemburgo fugas

Luxemburgo permitió una elusión fiscal multimillonaria.

Luxemburgo permitió a las grandes empresas una rebaja de impuestos hasta el 2% de media y en algunos casos más extremos el 1%, frente a un impuesto de sociedades cuya media Europea es del 22,9% y que en algunos países es mucho más elevado como es el caso de Alemania al 30,2%, Francia al 38% o España que tiene un 30%.
En un caso bautizado como “Lux Leaks”, se trata de empresas de nueve sectores: tecnología, comunicación, finanzas, energía, alimentación, manufactura, salud, distribución y turismo en los que naturalmente, como principales beneficiadas encontramos a grandes empresas europeas: Louis Vuitton, Ikea, Wolkswagen o Vodafone y también grandes empresas de otras partes del mundo: Apple, Accenture, Pepsi, Gazprom.
Los documentos conocidos acreditan 548 acuerdos fiscales firmados por Luxemburgo con 340 multinacionales, en los que se negociaba en secreto con las multinacionales una “fiscalidad a la carta” para que éstas desviasen hacia ese pequeño país buena parte de los beneficios obtenidos en el resto de Europa. Con un entramado creado a través de sociedades holding con sede en Luxemburgo y destinado a reducir su régimen fiscal acogiéndose al del Gran Ducado, mucho más laxo.
Por lo tanto, vemos tres ventajas que hacen enormemente atractivo el país de Luxemburgo:
–        Un sistema que permite reducir la tributación hasta porcentajes minúsculos.
–        La posibilidad de alcanzar un acuerdo “a la carta” con las autoridades fiscales (conocido como “tax ruling”) que garantiza que esa ventajosa fiscalidad se va a mantener durante años.
–        Y por último, la confidencialidad de estos pactos. Es decir, la documentación a la que ahora se ha tenido acceso es secreta y desconocida por la Hacienda española.
 
Parece ser que el ex primer ministro de Luxemburgo, Jean Claude Juncker, ha permitido estas prácticas durante su periodo como ministro de Finanzas (1989-2013) y como primer ministro (1.999-2013), lo cual supone unas prácticas de  competencia fiscal desleal, causando un grave perjuicio para el resto de países de la UE.
El actual primer ministro de Luxemburgo, Xabier Bettel, no ha negado la existencia de estos acuerdos ventajosos para las multinacionales, pero ha sostenido que respetan las reglas nacionales e internacionales y también ha afirmado que su gobierno está en el camino de la equidad fiscal y de la transparencia.
A pesar de la opinión del primer ministro, el resto de países de la Unión Europea está ejerciendo una fuerte presión sobre Luxemburgo para que ponga fin a estas prácticas secretas, ya que no es admisible que unos pocos se enriquezcan a costa de muchos, utilizando instrumentos fiscales para distorsionar la competencia dentro de la Unión Europea. Para los gobiernos resulta difícil de explicar que se ofrezcan ventajas fiscales a grandes empresas, mientras se imponen recortes a nivel nacional.
Después de la lectura de este documento habrá llegado a la conclusión de que, contando con el adecuado asesoramiento fiscal, existen soluciones que permiten (de una manera legal) un importante ahorro en tema de impuestos. Es muy importante contar con los servicios de asesores especializados, que estudien su caso particular en profundidad y puedan ofrecerle las mejores soluciones ya que va a tener acceso a un importante ahorro fiscal.

Derechos reservados Foster Swiss