Las Instituciones de Inversión Colectiva son aquellas sociedades, con personalidad jurídica o sin ella, cuyo objeto principal es la captación de fondos, derechos o bienes del público e invertirlos en bienes y valores, para obtener unos beneficios colectivos.

Este tipo de sociedades están reguladas por la ley 35/2003 de Instituciones de Inversión Colectiva y tiene su origen en Bruselas, es algo común a toda la Unión Europea desde que se integraron dentro de nuestro marco legal en 1985 a través de la directiva 85/611/CEE.

Estas sociedades operan como S.A (sociedades anónimas) y su gestión puede estar controlada por una sociedad gestora. Su clasificación viene determinada por el destino de los activos de los inversores, aunque siempre están dirigidos por un objeto social, nos encontramos con las siguientes:

  • Fondos de inversión: los fondos de inversión son instituciones de carácter financiero. En este tipo de sociedad no existe una persona jurídica propia, y es una entidad gestora la que se encarga de llevarla, una sociedad gestora que no puede participar en las inversiones que realice el fondo.
  • SICAVS: también de carácter financiero. Las SICAVS o sociedades de inversión de capital variable, permiten invertir en activos financieros mediante la creación de una sociedad anónima y permite diferir el pago anual de impuestos.
  • Inversiones inmobiliarias: tal y como indica el nombre, este tipo de sociedades se encargan de invertir en bienes inmuebles. Son de carácter no financiero.
  • Otras: también de carácter no financiero, dependiendo de lo que sea estará regulado por unos u otros reglamentos, en función de a que se dediquen. Un ejemplo serían los fondos de inversión ecológicos. C.V
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat