Las Islas Vírgenes Británicas son un pequeño conjunto de islas paradisiacas situadas en el Caribe. Este archipiélago es conocido por sus playas de arena blanca y agua transparente pero sobre todo por su sistema financiero, siendo uno de los centros offshore más importante.

Estas islas son dependientes del Reino Unido (aunque curiosamente la moneda oficial es el dólar estadounidenses y no la libra esterlina), por lo que siguen ciertas normas de la Unión Europea como la Directiva Europea sobre la Fiscalidad del Ahorro, aunque solo afectaría a las personas físicas, no a las corporaciones. Las BVI (British Virgin Islands) han dejado de ser consideradas paraísos fiscales por la OCDE debido al gran número de tratados que han firmado recientemente con países como Alemania, Portugal, Grecia, Nueva Zelanda…entre otros muchos, aunque sigue habiendo países que las consideran como tal.

En 2004 sufrieron un cambio en sus leyes y se suprimieron las diferencias fiscales entre las compañías residentes y las no residentes. A pesar de esto, siguen siendo uno de los lugares más comunes para establecer una sociedad, debido sobre todo al precio asequible que tienen en comparación con otros países y a las rebajas en impuestos.

La política fiscal de las BVI resulta muy atractiva para los que quieran entrar en el mundo de los negocios internacionales. Las sociedades más utilizadas son las IBC (International Business Company) pues son las que más ventajas y beneficios tienen. Para establecer este tipo de sociedad solamente es necesario una persona como accionista y una como director, que pueden ser la misma. Además, no hay un mínimo de capital obligatorio a desembolsar. Por otra parte, los directivos y accionistas de la sociedad no están en ningún fichero público, por lo que permanecen en el anonimato. Tampoco es necesaria una auditoria anual ni una presentación de la contabilidad de la empresa. Destaca también la posibilidad de utilizar acciones al portador, aunque siempre vigiladas por un registrador autorizado por el país. Por último, y siendo uno de los mayores puntos a su favor que tienen las islas, es que las sociedades no tienen impuestos directos sobre ellas.

Todas las ventajas mencionadas hacen de las Islas Vírgenes Británicas una muy buena posibilidad donde establecer una sociedad. C.V

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat