Originariamente, los paraísos fiscales eran territorios que se caracterizaban por disponer regímenes tributarios favorables para los particulares y empresas no residentes. También conocidos como jurisdicciones offshore, gozaban de la exención de impuestos y de rigurosas leyes de secreto bancario que garantizaban la protección de información, el anonimato y la privacidad.


El pasado 1 de enero entraron en vigor los estándares globales para el intercambio automático de información (Common Reporting Standard o CRS) de la OCDE entre 104 jurisdicciones de todo el mundo, que pone fin de manera gradual a los paraísos fiscales.

Con este tratado, las administraciones y haciendas de más de un centenar de países conocerán los activos financieros que sus residentes tienen en el extranjero, con el objetivo de poner fin a la opacidad fiscal existente en estos territorios.

Un acuerdo inspirado en la conocida Ley FATCA (Foreign Account Tax Act) de Estados Unidos, instaurada a raíz de los atentados del 11-S para acabar con los paraísos fiscales, ya que gracias a éstos, Osama Bin Laden había creado su estructura financiera con la que financió el atentado. FATCA, iniciativa norteamericana, está destinada a aumentar la recaudación de impuestos por parte de los gobiernos, mediante el reporte de información de clientes norteamericanos con activos en bancos de todo el mundo.

Para 2018, cuando entra en vigor la segunda fase del intercambio de información, casi todo el mundo estará libre de paraísos fiscales. Sin embargo hasta que llegue 2018, a día de hoy siguen operando algunos paraísos fiscales a la espera de que llegue su inminente fin.

Consulte aquí, el listado completo de jurisdicciones que adoptarán el Intercambio Automático de Información en 2017 y en 2018.

Países más opacos financieramente

El Índice de Secreto Financiero o Financial Secrecy Index, clasifica las jurisdicciones de acuerdo a su secreto bancario y de sus actividades financieras extraterritoriales. Se trata de un índice para comprender el secreto financiero a escala global en los paraísos fiscales, los flujos de dinero ilícito y la fuga de capitales.

Según éste índice, el país más opaco financieramente es Suiza, ocupando la primera posición, seguido de Hong Kong y Estados Unidos, en segunda y tercera posición respectivamente. Destaca la presencia de países firmantes del tratado de la OCDE, como Suiza, Alemania, Reino Unido o Luxemburgo o la presencia de Estados Unidos, que supuestamente lucha contra la opacidad y la evasión fiscal a través de FATCA.

Un reciente estudio de la consultora internacional Boston Consulting Group, muestra que el patrimonio derivado hacia paraísos fiscales como Islas Vírgenes, Hong Kong y Singapur, ascendía a finales de 2015 a 10 billones de dólares. Sin embargo, Suiza continuó siendo el destino más grande para la riqueza offshore en dicho año, manteniendo casi un cuarto de todos estos activos en el mundo.