La creación y apertura de cuentas en países como Suiza es debido a la persecución de unos objetivos concretos pero, ¿realmente para el cliente son  todo ventajas a la hora de efectuar esta decisión, o también tiene sus desventajas? ¿Y para la entidad? ¿Cuáles son los pros y contras que les suponen a ellos?

Para empezar hay que dejar claro desde el principio que, gracias a la Ley de 1934, en la que se protege la identidad y el contenido de las cuentas en Suiza, el país ha ganado enteros en lo que a atractivo se refiere para posibles clientes de otros países que les interese esta característica para sus cuentas. Pero, ¿Quiénes se benefician de ello?

El primero, Suiza. El país que comparte frontera con hasta cinco países (Italia, Francia, Liechtenstein, Alemania y Austria), junto con , por supuesto sus bancos, consiguen solo beneficios y elementos positivos. Logran atraer y mantener clientes, y por ende capital, generándose aún más seriedad, valor incalculable en este área. Generan fluctuaciones de capital, de dinero, ampliando así la riqueza (de hecho, Suiza es el noveno país más rico según la International Monetary Fund en cuestión de PIB per cápita), empleo…

Los segundos beneficiados son los propios clientes (que hay que decir que son personas con una capacidad monetaria bastante elevada). Y las razones son variadas. Para empezar que las cuentas e ingresos que guarden en bancos de este país están protegidos con sumo secretismo, contando con ventajas como el no tener que nacionalizarse suizo, y los beneficios que obtienen de esas cuentas no tributan en su país de origen, cuya tributación suele ser mayor .

Pero vayamos a los grandes perjudicados, que son los Estados originarios de los inversores extranjeros que tiene cuentas en Suiza, concretamente, sus administraciones fiscales (Hacienda). Son dos las razones, una, que se les escapa grandes fortunas, y por ende, los beneficios que saquen no los pueden cobrar en forma de impuestos, y la segunda es la imposibilidad de saber la identidad e información acerca de esas cuentas y sus dueños, pudiéndoseles escapar el posible dinero negro que en esas cuentas se escondan.

Así podemos conocer quiénes son los grandes beneficiados y perjudicados de las cuentas en Suiza, uno de los países offshore más importantes del mundo.

 G.F.P.