En Foster Swiss le ayudamos a que usted tenga su propia cuenta de valores con todos los beneficios que éstas ponen a disposición del cliente. Para abrir una cuenta de valores propia, primero debe tener en cuenta de que tiene que tener una cuenta corriente donde su cuenta de valores quedará vinculada. Se trata de una operación sencilla y rápida donde nosotros le ayudaremos en todo el proceso.

Abrir una cuenta de valores significa abrir un depósito que se realiza con el Banco y por el cualse adquiere el compromiso de custodiar sus títulos depositados, devolvérselos cuando quiera y administrarlos en beneficio del depositante.

Entre los beneficios que se encuentran al poseer una de estas cuentas es poder operar tanto en la Bolsa española como en las Bolsas internacionales más importantes. Al estar asociada a una cuenta corriente normal, usted podrá –de forma sencilla- dar una orden de compra y donde se ingresará el dinero procedente de cobro de dividendos, de la venta de acciones, etc…

Como especialistas en el mercado global y en la consultoría internacional, le aconsejamos donde abrir una cuenta de valores, tanto en Europa como en otras partes del mundo como Bahamas o Panamá para que usted tenga el mayor de los beneficios, siempre y cuando respetando la jurisdicción y legalidad de cada país.

En estas cuentas, el inversor tributa IRPF por la venta de acciones así como por el cobro de dividendos. Y acciones como la compra de acciones tiene incidencia fiscal solo referente al Impuesto sobre el Patrimonio.

 

Derechos reservados Foster Swiss