Se saben de unos nuevos planes estratégicos de las bancas. La banca se prepara para el despegue de la economía. El grupo presidido por Francisco González no se ha marcado objetivos numéricos concretos, pero asegura que volverá a rentabilidades de dos dígitos “muy pronto”. También que la unidad inmobiliaria dejará pérdidas. A su vez, España ganará peso en el conjunto del negocio tras la compra de Catalunya Banc. pronto”. Además, BBVA ha dado pistas de dónde centrará sus esfuerzos en el corto plazo. El banco dijo que quiere que España recupere protagonismo en sus cuentas, hasta volver a representar en dos años un tercio del beneficio.

Esto será posible por un lado gracias a la aportación de Catalunya Banc y, por el otro, a que la unidad inmobiliaria dejará de dar pérdidas. El mayor peso de España va en paralelo a un cambio en la estrategia internacional de BBVA, que ha dado prácticamente por terminada su aventura asiática, con la salida del chino Citic. Al contrario, el segundo banco español ha reforzado su presencia en Turquía, incrementando su participación en Garanti. El plan estratégico trienal anunciado esta semana por CaixaBank tiene el ambicioso objetivo de multiplicar por cuatro la rentabilidad para finales de 2018. Al cierre de ese ejercicio, pretende alcanzar un ROTE (retorno sobre el capital, excluyendo los intangibles) de entre el 12% y el 14%, desde el 3,4% con el que cerró 2014.

La entidad ha asegurado que sus ingresos básicos (el margen de interés y las comisiones) aumentarán al menos un 5,7% cada año del plan, mientras que los costes se mantendrán planos. Esto revertirá en un ahorro aproximado de unos 450 millones a lo largo del periodo. CaixaBank no ha dado objetivos de crecimiento de ingresos totales (margen bruto), pero sí ha aclarado que quiere mejorar su eficiencia (la ratio que mide lo que se gasta de cada euro que se ingresa) hasta bajarla del 45%; actualmente, roza el 57%. Otras palancas que ayudarán al grupo catalán a conseguir sus objetivos es la reducción del coste del riesgo a la mitad, desde el 1% actual al 0,5%. CaixaBank afirma que no sólo necesitará realizar menos provisiones, gracias a la mejora del entorno económico, sino que también reducirá las pérdidas que tiene que asumir para librarse del ladrillo en balance.

GFP

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat