El objetivo de este fondo es mejorar el potencial de rentabilidad de los mercados mundiales de renta fija haciendo una asignación dinámica y flexible a las ideas de mayor convicción del equipo de renta fija de la entidad. Son agnósticos en cuanto al benchmark y la cartera nunca es estática. Al igual que en el caso anterior, Iain Stealey, uno de los responsables de la estrategia, también cree que las salidas de dinero registradas el año pasado en el mercado de high yield americano han destapado interesantes oportunidades de inversión.

El gestor descarta que vayamos a asistir a una subida importante de la ratio de defaults. En deuda con grado de inversión, por el contrario, cree que las compañías americanas cotizan a precios más interesantes que las europeas, las cuales encuentra más caras. También cree que el dólar mantendrá su tendencia a la apreciación.

Se trata de un fondo que cuenta con límites de inversión más amplios que las estrategias tradicionales de renta fija y que sigue una filosofía de inversión flexible que permite a los gestores expresar sus opiniones estratégicas y tácticas en todos los sectores del universo emergente. En los últimos años, los inversores que optaron por invertir en deuda de mercados emergentes vieron recompensada su decisión con rentabilidades atractivas. Sin embargo, la fotografía ha cambiado y el mercado se ha vuelto mucho más difícil. Así, al menos, lo cree Zsolt Papp, especialista de producto de renta fija emergente de la entidad, quien revela que, en el actual entorno, ellos gestionan siguiendo tres premisas: siendo selectivos por países, sectores y segmentos; siguiendo una estrategia defensiva y buscando oportunidades con una buena historia detrás.

En el actual escenario, se indica que el equipo favorece deuda soberana frente a la corporativa. Se ha añadido a la cartera deuda pública de países de menor tamaño dentro del universo emergente como Panamá, Hungría o Rumanía. India, Indonesia o Chile, aunque este último ya empieza a estar caro. En lo que respecta a la deuda corporativa, las valoraciones se están volviendo más atractivas, pero no por las razones adecuadas: Rusia (sanciones, recesión económica…) y Brasil (recesión técnica y que ha sido rebajada a high yield). Además, las condiciones de acceso al crédito se han vuelto más difíciles. Es lo que nos hace ser más cautos en deuda corporativa.

GFP

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat