Políticos y paraísos fiscales, matrimonio perfecto

Los políticos y los paraísos fiscales, los paraísos fiscales y los políticos, la curvatura perfecta del circulo. La corrupción política en nuestro país ha demostrado una vez más que a la hora de esconder el dinero ilícito no hay nada como un buen paraíso fiscal.
Jordi Pujol y su prole han escogido Andorra, destino cercano y accesible, cuenta además con una banca sólida, rentable y con una larga tradición. La banca andorrana proporciona confidencialidad a sus clientes y unos impuestos muy reducidos.
El señor Barcenas, ex-tesorero del Partido Popular, eligió como destino principal de su fortuna al decano de los paraísos fiscales, Suiza, la confidencialidad y la liquidez Suiza. Además se valió de cuentas en Estados Unidos y Gran Bretaña para ahorrarse millones en impuestos y quizá años de cárcel.
Francisco Granados también eligió Suiza, allí depositó junto a su socio David Marjaliza hasta 5,8 millones de euros.
La Gürtel también se decantó por Suiza, en este caso se valieron de cuentas en este país para almacenar varios millones de euros en diferentes entidades bancarias.
Vemos que Suiza gana por goleada y no es casualidad, es debido principalmente a que cuenta con el sistema bancario más opaco del mundo. Un sistema bancario con una tradición de varios siglos y que convierte a la Confederación Helvética en el destino offshore  preferido por muchos.
Suiza ofrece confidencialidad, liquidez, rentabilidad, estabilidad, intimidad, mercado de divisas, y una prácticamente nula relación institucional con los juzgados españoles.
 

APB.

 

Derechos reservados Foster Swiss