Una sociedad offshore es una empresa registrada en un país, generalmente un paraíso fiscal en el que no realizan ninguna actividad económica. Las sociedades establecidas en estas jurisdicciones se benefician de las ventajas, como la exención de impuestos, la protección de activos y de bienes, confidencialidad y privacidad, entre otras. Algunas jurisdicciones etiquetadas por el Fondo Monetario Internacional como centros financieros offshore son: Andorra, Mónaco, Liechtenstein, Belize, Bahamas, Seychelles, entre otros.

Una sociedad offshore es una empresa registrada en un país en el que no realizan ninguna actividad económica. Estos países suelen ser paraísos fiscales, en los que se benefician de las ventajas fiscales que éstos ofrecen, como la exención de impuestos, la protección de los activos y los bienes, confidencialidad y privacidad, entre otras. Las personas extranjeras que controlan la sociedad utilizan el paraíso fiscal como domicilio legal.

Además, se pueden evitar tributos e impuestos con una sociedad offshore, como los impuestos de sucesiones, el del patrimonio, los impuestos al consumo o el de la renta. Los costes de la sociedad se limitan a una cuota de registro, en torno a 200-600 dólares al año dependiendo del paraíso fiscal y los costes de constitución alrededor de los 1.000 dólares.

La principal característica de una sociedad offshore es que no puede realizar negocios en el territorio donde esté constituida la empresa, ya que sino pasaría a ser una sociedad onshore y tributar como cualquier sociedad registrada en el país.

Además, deben cumplir ciertas condiciones para tener el estatus de offshore. En primer lugar, los directores de la sociedad no deben tener su domicilio en el país de la sede de la sociedad, y ésta no podrá ejercer actividades comerciales en el país ni con los residentes, ni podrá utilizar la mano de obra local. Y no podrá utilizar la economía de los países de acogida en materia de inversión, subsidios y transferencias bancarias.

Algunos territorios y jurisdicciones offshore son: Andorra, Anguila, Belize, Islas Vírgenes Británicas, Liechtenstein, Mónaco, Seychelles y Vanuatu, entre otros.

B.V.