Grecia vive uno de los momentos con más incertidumbre de su historia reciente. ¿Permanecerá finalmente en la zona euro o no llegará a acuerdo el gobierno con la UE y se celebrará un referéndum que podría apartar al país definitivamente de la moneda única? El actual gobierno en el poder, Tsipras ha anunciado medidas para el control de capitales.  ¿Qué significan?

En 2001 el gobierno argentino presidido por Fernando de Rúa inició un duro y largo corralito de un año que puso entre las cuadernas a la sociedad argentina. Este corralito, hasta ese momento impensable en cualquier país moderno supone un peligroso precedente del que, 14 años después podría volver a producirse esta vez en Grecia.

La mala situación económica del país y el poco valor del dólar argentino provocaron esta situación que se saldó con una vuelta del país al peso pero no solo eso. Marcó el germen de lo que hoy en día se conoce como corralito financiero, una medida política que busca controlar la salida masiva de depósitos bancarios y como objetivo evitar la quiebra del sistema bancario. Al igual que ocurrió en Argentina, hoy en día Grecia vive su particular corralito del que se dice ya han salido del país 50.000.000.000 de euros, una fuga de capitales histórica. Es por ello que el gobierno necesita establecer un control de capitales, a la fuerza.

Ante esta situación, los Gobiernos intervienen instaurando un límite a la cantidad de dinero que se puede retirar de los cajeros. Durante el tiempo que dure el corralito, la actividad económica de las familias y empresas se va a ver muy mermada. ¿Cómo funcionará el corralito griego? Las entidades bancarias griegas van a cerrar hasta el 6 de julio  y también permanecerá con las puertas cerradas la Bolsa de Atenas. De hecho, el primer día del cierre de los bancos, los cajeros funcionarán un máximo de 12 horas.

¿Qué ocurrirá respecto a los movimientos de capitales en Grecia? La incertidumbre es total. Por un lado, se podrán realizar pagos con tarjeta en el interior del país. También transacciones internas a través de los servicios bancarios de las páginas web. Las medidas,  no se aplican a turistas, quienes podrán realizar transacciones y retiradas de dinero en los cajeros automáticos utilizando las tarjetas de crédito o débito emitidas en sus países de origen.

Lo que afectará serán transacciones al extranjero para evitar la fuga de capitales y como una medida de control financiero donde se limitarán a operaciones de primera necesidad como la compra de medicinas o el pago de costes médicos. El pago de las pensiones, por ejemplo, está excluido de las restricciones y los bancos anunciarán en qué oficinas se realizará su abono.

La debilidad de la banca griega, que depende para seguir operando de la liquidez de emergencia del BCE, abre la puerta a un territorio incierto en el seno de la UE en él se establecerá, no cabe duda,  un control de capitales. ¿Qué significa esto?, prohibir a los ciudadanos griegos sacar dinero del país, algo que iría en contra de la unión monetaria y de la libre circulación de capitales que imperan en la zona euro pero ahora obligatorio por parte de un gobierno que no ha llegado a ningún punto de encuentro con la UE.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat