Los casos por ocultar patrimonio a Hacienda siguen ocupando titulares en la prensa. Una mala gestión en la protección del patrimonio podía seguir sumándole delitos, por ejemplo, también al ex ministro de economía Rodrigo Rato. La ocultación de patrimonio para Hacienda es delito, sin duda, pero ¿cómo proteger el patrimonio frente a acreedores en estos casos?

El que fuera Ministro de Economía en el gobierno de José María Aznar, Rodrigo Rato, es uno de los últimos políticos y personalidades señalados por la justicia por presuntos actos delictivos contra Hacienda. Delitos, entre otros, como por un supuesto alzamiento de bienes donde pudiera haber ocultado patrimonio con las que cubrir deudas y fianzas interpuestas. ¿Cómo proteger el patrimonio frente a acreedores?

Y es que, además de esa investigación por ocultación de patrimonio, el ex Ministro está imputado por estafa, delitos contables, falsedad documental, apropiación indebida y administración desleal relacionados con la salida a Bolsa de Bankia en 2011.

Sin embargo, el caso de Rodrigo Rato no es el único caso relativo a la ocultación de patrimonio. ¿Cómo proteger el patrimonio en casos como estos? Existen diferentes formas de proteger el patrimonio de los acreedores, algunas como estas:

– Separación de bienes, sin duda.En estos casos hay que evitarque las responsabilidades empresariales afecten al cónyuge ya quesi se incluyen bienes a nombre de familiares, en caso de divorcio, puede dejar indefenso para reclamar. Pero si la transmisión se realiza antes de incurrir en determinadas deudas, podría defenderse como una intención no fraudulenta, aunque existe riesgo de alzamiento de bienes.

– Cuidado con ser avalista. Y es que cómo alternativa al aval personal, ofrece un inmueble al banco, acciones de la empresa o limitar el aval del préstamo a un porcentaje del préstamo, de modo que transcurrido el tiempo de amortización de la cantidad avalada, éste pueda ser cancelado.

Separar actividades y riegos, es importante. Las diferentes actividades empresariales pueden gozar también de diferentes niveles de riesgo, por lo que habrá que separarlas para evitar que la sociedad con más riesgos contagia a las demás debido a su propia actividad.

– Para proteger el patrimonio, sin duda, es indispensable la separación del patrimonio inmobiliario de la actividad de la empresa en sociedades diferenciadas.

– Inscribir en el Registro Mercantil, el régimen económico matrimonial y si el cónyuge está dispuesto o no a poder y querer respaldar con sus bienes la actividad empresarial.

– El compartir bienes indivisos es también una posibilidad a la hora de poner dificultades a los embargos de manera legal. En este caso se comparte el 50% de la propiedad de los bienes con la pareja y embarga el patrimonio por acreedores es más complicado.