EEUU: el favorito de las grandes fortunas

La decisión de EEUU de no sumarse a los estándares de la OCDE, ha hecho que el número de cuentas bancarias registradas en el país norteamericano, se haya multiplicado de manera ostentosa.

Algunos llaman ya a EEUU “la nueva Suiza” gracias a su resistencia a las nuevas normativas internacionales de divulgación de información promovidas por la OCDE, y se está erigiendo como una jurisdicción offshore de primer orden para los extranjeros más adinerados. Muchos están trasladando sus cuentas desde Suiza o las Bahamas a los Estados americanos como Nevada o Wyoming.

Rothschild, la famosa institución financiera, inauguró hace poco tiempo una oficina en Nevada, muy cerca de los casinos Harrah y Eldorado. Su objetivo no es otro que el de sacar las fortunas de sus clientes extranjeros de países como las Bermudas, que sí están sujetas a la divulgación de información.

Otra institución que también se une a Rotchschild, es la suiza Cisa Trust, especializada en el asesoramiento a latinoamericanos adinerados. Cisa ya ha pedido abrir una filial en Dakota del Sur.

Más ejemplos de movimientos de cuentas a EEUU desde otras jurisdicciones offshore, es la de Trident Trust, que movió en diciembre docenas de cuentas de Suiza y las Islas Caimán a Dakota, uno de los estados que promueven la confidencialidad y la baja fiscalidad, ahora más que nunca, muy demandada entre los inversores más acaudalados.

Podría pensarse que todo este movimiento de cuentas es ilegal, pero nada más lejos de la realidad. No hay nada ilegal en atraer clientes extranjeros para que depositen su dinero en EEUU, a cambio de garantizar su confidencialidad. Siempre y cuando, claro, no se esté favoreciendo intencionalmente la evasión fiscal en otros países.

A.M.

Foster Swiss

Consultores de Banca Privada internacional
Especialistas en Fiscalidad internacional y Sociedades Offshore

Derechos reservados Foster Swiss