La banca offshore de Andorra es conocida mundialmente por su excelente legislación fiscal. El sector bancario consta de 7 entidades que gestiona alrededor de 25.000 millones de euros al año. La mayor parte del capital forma parte de los ciudadanos y grupos financieros andorranos, aunque también tienen participaciones los franceses, y sobre todo, los españoles.

El órgano encargado de regular la banca offshore es el INAF y la asociación sectorial ABA. Las entidades de Andorra aplican políticas económicas muy conservadoras, lo que explica que sean muy solventes y dupliquen a los bancos europeos. Y hasta hace poco, destacaban por su alto nivel de secreto bancario, llegando incluso a ofrecer cuentas numeradas a sus clientes más fieles.

La banca offshore de Andorra está adherida a la Directiva Europea sobre la Fiscalidad del Ahorro, la cual promueve que los ciudadanos cumplan con las obligaciones de declaración de sus depósitos bancarios y bienes inmuebles en otros países distintos al de residencia.

La banca offshore de Andorra no revela la información de los titulares de las cuentas, pero sí retiene impuestos sobre los intereses pagados. La directiva, sin embargo, no oculta que el objetivo final es el intercambio de datos automático.

Por tanto, nos estaremos preguntando a quién puede interesarle la legislación fiscal de Andorra. Pues bien, los servicios ofrecidos por la banca offshore de Andorra están dirigidos a personas de países que no tengan firmado ningún convenio de doble imposición.

Los expertos aseguran que Andorra puede resultar muy atractivo para personas físicas residentes en el mismo país y para ciudadanos inversores de países que no sean miembros de la UE ni de la OCDE, ya que obtendrían importantes ventajas fiscales muy beneficiosas para sus objetivos finales.

A.M.

Foster Swiss

Consultores de Banca Privada internacional
Especialistas en Fiscalidad internacional y Sociedades Offshore

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Abrir el chat