¿El fin de la tarjeta y el efectivo en España?

El sector de los medios de pagos está en constante movimiento debido al auge de la nueva tecnología y a su papel en el sector financiero. El avance del e-commerce y su aplicación en las tarjetas bancarias se encaminan hacia la sustitución del pago en efectivo. Países escandinavos, como Dinamarca, con más aceptación de la tecnología en estos sectores, se plantea la denominada cashless society, una sociedad sin cash, es decir, la posibilidad de que un negocio no admita pago en efectivo.

Las entidades financieras y los comercios fomentan los pagos electrónicos para reducir el uso de efectivo y el fraude en las transacciones. Sin embargo, en España a pesar de haber crecido los pagos electrónicos, el efectivo sigue siendo el medio de pago favorito entre los españoles. En cifras, aproximadamente el 84% de las transacciones se realizan en efectivo

Aunque las cifras hablen por sí solas, ha aumentado el uso del plástico y de las empresas que aceptan este medio de pago. Según datos del Barómetro 2015 de Mastercard sobre el uso y aceptación de los medios de pago por las empresas, el 39% de las empresas españolas, que facturan entre 1 y 100 millones del euro al año aceptan este medio de pago, una cifra que dobla la de hace cinco años que se situaba en el 22.7%. “Estos datos constatan que se avanza en la reducción del uso del efectivo como medio de pago, algo muy significativo en un país en el que el 80% del gasto se hace con dinero contante y sonante”, aclara Ovidio Egido, Director de Mastercard España.

Principalmente a las empresas le interesa aceptar el pago de las compras con tarjeta por tres motivos:

  • Facilitar las ventas
  • Comodidad y facilidad en el pago
  • Demanda de los clientes

El sector donde más se ha generalizado el uso de las tarjetas ha sido en el sector del comercio. Un 65.8% de las empresas aceptan este medio de pago, y un 30% de comercios que facturan más de un millón de euros al año siguen sin aceptarla, afirma Manuel López, Director de Inmark.

Otro de los sectores donde se ha extendido el uso de las tarjetas, ha sido en el turismo. La facilidad de pagar con tarjeta y la comodidad de no tener que cambiar divisa, son las razones de su uso.

Según una encuesta realizada por Visa Europe sobre el gasto transfronterizo, el 35% de los turistas españoles piensa utilizar tarjetas de crédito o débito en la mayoría de sus compras en el extranjero.

Nuevos métodos

Nuevas formas de pago como Paypal o el pago por móvil se están abriendo paso en España, y con ello, las operaciones por internet, con un crecimiento anual de alrededor del 30%. A pesar de ello, es un país que sigue estando lejos de sus homónimos de la Unión Europea. Un informe de una gran consultora, sostiene que el efectivo sigue siendo la forma preferida utilizada por el 100% de los españoles, seguida por el uso de la tarjeta de débito (90.8%), pago por transferencia (85.8%) y en cuarto lugar, la tarjeta de crédito (76.6%).

shopping puzzle

¿El fin de la tarjeta y el efectivo?

En un mundo tan digitalizado como el nuestro, las tecnologías se adaptan cada vez más y mejor a nuestro ritmo de vida, haciéndola un poco más fácil, tanto, que se habla de nuevos métodos de pago, como sistemas de verificación facial, pago contactless a través del smartphone, entre otros. Se trata de un futuro inminente que hará desaparecer el uso de las tarjetas y el efectivo, para tener cada vez más presente el móvil.

Más de 40.000.000 de operaciones al mes se realizan en nuestro país con el método contactless, y muchas de ellas se realizan a través del smartphone, mediante la tecnología NFC que permite que el móvil se comunique directamente con el terminal del punto de venta o TPV.

Con desbloquear el móvil y acercarlo al terminal es suficiente, un método eficiente y seguro, ya que te obliga a desbloquear el móvil para realizar el pago y si el importe de la compra es superior a 20€ se tiene que teclear el pin en el TPV, garantizando la seguridad de la operación.

En España el 80% de los TPV bancarios ya acepta este medio de pago y la mayor parte de los móviles disponen de esta tecnología. Un pago fácil, rápido y seguro que podría acabar con el pago en efectivo y con la tarjeta.