Los Fondos de Inversión o <<Hedge Funds>>, son un Instrumento de Inversión Colectiva (IIC), que consiste en agrupar el patrimonio de varios ahorradores para que una entidad lo gestione y administre con el objetivo de ampliar ese capital.

Ese patrimonio constituido por todos los partícipes, es administrado por una Sociedad Gestora y los instrumentos financieros son custodiados por una Entidad Depositaria que ejerce las funciones de garantía y vigilancia de las inversiones.

Al ser un instrumento colectivo, permite que los inversores tengan poder de negociación y alcancen una mayor diversificación que la tendrían de forma individual. Se trata de un vehículo de inversión y de ahorro a medio plazo, ya que obtienen su máxima eficiencia a partir de los tres años.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es la entidad encargada de la supervisión y de la regulación de los fondos de inversión. No se puede comercializar un fondo en España sin que la Comisión haya dado su visto bueno y permitido su registro. La ley establece estrictos límites de endeudamiento, por lo que no es posible que alguno de ellos entre en insolvencia, siendo unos productos muy seguros.

Hay registrados más de 23.000 fondos de inversión en la CNMV en más de cien categorías distintas, dando una amplia variedad de diversificación.

Algunas de las ventajas que ofrecen los fondos de inversión a la hora de invertir son los siguientes:

  • Son el producto financiero que permite una mayor diversificación, ya que un solo fondo de inversión puede tener parte del patrimonio en distintos mercados, como deuda o bolsa, así como países, sectores y activos (materias primas, acciones, bonos y divisas).
  • Se puede invertir en un número ilimitado de fondos de inversión y sin limitaciones de capital. En caso de fallecimiento del partícipe, el capital invertido pasa a los herederos.
  • Bajo umbral para la realización de la inversión, ya que la rentabilidad es la misma sea cual sea la inversión.
  • El partícipe es propietario en todo momento de sus participaciones por lo que no se vería afectado en caso de que la sociedad gestora de entidad depositaria entren en quiebra.
  • Mayor seguridad de la inversión, ya que en cualquier modalidad de fondos el patrimonio se encuentra diversificado en un gran número de activos gestionado por un profesional. Y seguridad jurídica, la participación que un participe tiene en un fondo de inversión en todo momento es propiedad del mismo, no forma parte del balance de la gestora, depositario o banco matriz, por lo que cualquier cosa que pase con estas entidades su dinero no corre peligro.
  • Los fondos de inversión tienen una comisión de gestión y de depositaría que ya está rentada en la rentabilidad que aparece en la ficha de cada uno de ellos. El partícipe recibe numerosa información, tanto antes como durante la inversión sobre la evolución del fondo, la composición de su cartera o los costes soportados.
  • No existe un horizonte temporal predeterminado y éste se ajustará a las necesidades de cada cliente.
  • El dinero puede recuperarse en cualquier momento sin penalización, algo que no ocurre con los instrumentos de ahorro a largo plazo, como los planes de pensiones.
  • Amplia variedad de fondos y de modalidad en función del perfil de riesgo del cliente.
  • Gran ventaja fiscal. El inversor no paga impuestos por los rendimientos obtenidos hasta que no se reembolse parte o la totalidad de la inversión. Si el ahorrador traspasa todo o parte de su dinero de un fondo a otro no tiene que tributar por beneficio obtenido, sino que difiere el pago hasta el momento en que se hace efectiva la inversión y se confirma el beneficio neto. Sólo pagará al recuperar el dinero y mientras puede ir saltando de un fondo a otro en función de sus intereses in tener que pagar el 19% en concepto de impuestos. Al igual que ocurre con la inversión en acciones, si el fondo genera una pérdida neta para el partícipe, este puede compensarla con el resto de ganancias patrimoniales que integran la base imponible del IRPF hasta en los cuatro años siguientes al de la perdida si en ese mismo año no obtuvo ganancias.

Es por tanto, un instrumento de especial interés de cara a una buena planificación financiera debido a sus ventajas fiscales y su capacidad para dar respuestas a todas las necesidades del ahorrador en un plazo medio.

Si está interesado en invertir en un fondo de inversión, consulte con Foster Swiss.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat