Aunque todo depende de la situación personal existen unos principios básicos que pueden ser aplicados a la mayoría de los inversores y pueden ayudar a ahorrar dinero. De todas formas, Foster Swiss aconseja consultar con un planificador fiscal que le ayudará a proteger su patrimonio de la presión fiscal.

La mayoría de los inversores terminan pagando una gran cantidad de dinero por plusvalías debido a la venta de sus participaciones en fondos de inversión. Sin embargo, muchos no tienen en cuenta la reinversión de los dividendos obtenidos automáticamente en el fondo durante años. De esta forma se reduce la base imponible.

A muchas personas se les olvida deducirse los dividendos reinvertidos y terminan pagando más. Por ejemplo, se invierten 5.000 euros en un fondo de inversión. Se obtienen 1.000 euros en dividendos que se reinvierten en acciones adicionales. Finalmente se vende nuestra participación en el fondo por 7.500 euros. Entonces la mayoría de los inversores a la hora de calcular la cantidad gravable solo restan al precio de venta el de la inversión inicial. Sin embargo también habrá que deducir los dividendos reinvertidos.

Será necesario llevar un registro preciso de los dividendos reinvertidos y, al mismo tiempo revisar la normativa fiscal aplicable a cada situación durante las diferentes campañas de recaudación de impuestos. Conocer esto servirá para tener ventaja con respecto a la Hacienda pública y para no frenar las posibilidades de crecimiento de las inversiones a largo plazo.

Cuando los mercados bursátiles no ofrecen buenos rendimientos los inversores buscan lugares de calidad para depositar su dinero. Es entonces cuando entran en juego los bonos. En la declaración de impuestos se deberán constatar los ingresos por los intereses de los bonos.

La mayoría de los bonos pagan intereses semestrales. Por lo general, no habrá que pagar los intereses devengados antes de su compra. No obstante se debe informar de toda la cantidad de intereses recibida.

Muchos inversores también encuentran en la deuda pública a corto plazo un lugar seguro para depositar el dinero cuando los mercados de valores no van bien. Los bonos municipales son aquellos emitidos por las entidades locales para financiar un determinado proyecto como la construcción de una escuela o un hospital. Estos bonos emitidos por los Ayuntamientos pueden llevar consigo importantes exenciones fiscales. Sin embargo, es necesario estudiar la solvencia de las entidades locales antes de invertir.

Para los inversores que invierten en pequeños negocios o trabajan por cuenta propia existen muchos gastos operativos que pueden ser deducidos en la declaración de la renta. Por ejemplo si se realizan viajes de negocios durante el año, el coste del alojamiento y de las comidas se puede registrar como gastos por actividad teniendo en cuenta los límites especificados.

Para los propietarios que venden su casa, deberán informar del coste real de la compraventa. Es decir, si la casa ha sufrido algún tipo de mejora o renovación que ha incrementado su valor será necesario adjuntar el coste de tales obras para reducir el ingreso y por tanto, las plusvalías que se han de pagar.

Para poder proteger el patrimonio personal recomendamos acudir a profesionales que realicen un estudio de planificación fiscal adecuado a cada situación. Foster Swiss ofrece el asesoramiento más completo al proporcionar más de 40 jurisdicciones en las que diversificar las carteras de sus clientes para seguir creciendo. Todo ello ajustado a la legalidad vigente.

Abrir el chat