Si quiere poner a salvo su fortuna, opte por los programas de Golden Visa. Son numerosos los países que cuentan con estos programas para conceder visados de oro, más de una veintena de ellos se encuentran en Europa, como Malta, Reino Unido, Irlanda o Chipre.

Aunque los programas de concesión de residencia o ciudadanía, también llamados Golden Visa o Visados de Oro, existen desde hace algunas décadas, incluso en países desarrollados como Estados Unidos o Reino Unido, se ha incrementado en los últimos seis años impulsado por las grandes fortunas de China o Rusia para proteger su riqueza. Con la recesión económica desde 2008 a 2015, países como España o Portugal aprobaron programas de residencia a cambio de inversiones.

Aproximadamente, una veintena de países cuentan con procedimientos activos para obtener un visado de oro. Una buena parte de ellos se encuentran en la Unión Europea, como Chipre y Malta con programas que otorgan la ciudadanía a corto plazo, o como Francia, Reino Unido, Grecia, Austria, Bélgica, Hungría o Bruselas que conceden la residencia a cambio de capitales y donde los tiempos de concesión de pasaporte son mayores.

Los requisitos para la obtención de la misma difieren en la cantidad de inversión, las exigencias en el periodo de estancia en el nuevo país y los plazos para la obtención de la ciudadanía.

Los flujos de dinero derivados de los visados de oro suponen un importante ingreso de capital en los sectores económicos de un país, sobre todo países pequeños, como San Cristóbal y Nieves o Dominica, cuyos programas tuvieron origen en 1984 y 1993, respectivamente, aunque registraron un aumento considerable de la recaudación a partir de 2010.

Visa con destino Europa

Portugal calcula que las aportaciones al programa de visados de oro representaron el 13% del ingreso bruto por inversión extranjera directa en 2014. El aumento de estos visados, que desde el inicio del programa en octubre de 2012 emitió más de 2.700, produjo un fuerte aumento del precio de las viviendas de lujo.

En el caso de Malta, se calcula que el aporte procedente de todas las solicitudes de ciudadanía fue equivalente al 40% de los ingresos fiscales de 2014 y Chipre, que a pesar de no haber cifra concreta de las inversiones recibidas, también se benefició de los planes de residencia y recibió grandes cantidades de dinero.

Riesgos claros

El Fondo Monetario Internacional advierte tres riesgos claros de estos programas:

  1. Los flujos de inversión son muy volátiles y podrían provocar un agujero en las arcas públicas.
  2. Que disparen una burbuja en un sector determinado, como el inmobiliario.
  3. Que adquieran mala fama por ser utilizados por personas sospechosos para la evasión de impuestos, por ejemplo.

Las dos primeras advertencias van dirigidas a los pequeños territorios, en los que los ingresos procedentes de estos programas generan una fuerte dependencia. La tercera advertencia atañe a todos los países involucrados en estos planes por razones de transparencia financiera y de seguridad.

El FMI no cuestiona estos programas como una herramienta para obtener recursos fiscales para los estados más pequeños, pero si advierte del riesgo para su continuidad el descrédito si se acumulan numerosos casos de delitos fiscales. Debido a las importantes sumas de dinero que se mueven por los visados de oro, es imprescindible garantizar que no esconden operaciones de lavado de dinero.

Si desea optar por un programa de visado de inversor o de segunda residencia o doble ciudadanía, no dude en ponerse en contacto con Foster Swiss, consultores financieros y fiscales, que gestionan todo el proceso de obtención de un visado oro.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat