Aunque 2015 fue el año en el que la tecnología se empezó a aplicar al mundo financiero, el 2016 está siendo la fecha clave para el despegue de estos nuevos modelos de negocio. Nuevas palabras se han introducido en nuestro vocabulario como blockchain o API o fintech. El principal objetivo ha sido integrar plataformas, canales y tecnología para ofrecer a los clientes experiencias más eficientes, transparentes y útiles.

A punto de encarar el último trimestre del año 2016 es hora de repasar cuáles han sido las principales tendencias que las fintech han desarrollado y que han atraído en gran medida a los inversores.

  1. Los bancos descubren la tecnología blockchain. El año pasado muchas entidades descubrieron  de que las redes informáticas descentralizadas podían ser tan eficaces como las ya existentes. En los últimos meses grandes bancos como el Santander o UBS se han aliado para investigar y promover el uso del dinero digital entre las instituciones financieras y los bancos centrales en un ambicioso proyecto llamado “Unity Settlement Coin”.
  2. El ecosistema fintech crece desmesuradamente. Los emprendedores se constituyen como start-ups, negocios escalables de base tecnológica, muchas de las cuales se financian con capital-riesgo que se facilita a aquellas empresas con elevado potencial que están en fase de crecimiento. Además la proliferación de aceleradoras, la innovación empresarial y equipos de inversores como business angels han favorecido la proliferación de las fintech.
  3. Acuerdos entre los bancos y prestamistas alternativos. Esto es debido a que el sector de los préstamos ha sido invadido por nuevos prestamistas que utilizan la tecnología por las facilidades que ofrece al cliente. Aunque las relaciones se empezaron a generar con los prestamistas alternativos se han extendido a todas las modalidades, el área de los pagos, los seguros y, en definitiva la gestión del capital a través de la tecnología.

Gracias a las fintech muchos proyectos pueden crearse mucho más rápido. La bidireccionalidad se ha impuesto en este sector. Los antiguos clientes de los bancos no son solo actores pasivos que reciben los servicios de dichas entidades. Ellos también se han convertido en mini-bancos al unirse con otros iguales para hacer un micro-préstamos a través de las plataformas de crowdlending o bien, realizar donaciones a través del crowdfunding. Sin duda, la unión hace la fuerza.

Si está buscando asesoramiento en planes de internacionalización de proyectos fintech póngase en contacto con nuestro despacho especializado y le podremos ofrecer la mejor solución.