Bulgaria, el país con los impuestos más bajos de la U.E.

Bulgaria, situado al sureste del continente europeo, entre Rumania, Serbia, Macedonia, Grecia y Turquía, ofrece numerosas oportunidades de inversión a las empresas extranjeras, con una tributación del 10% por sus beneficios, uno de los Impuestos de Sociedades más bajos de toda la Unión Europea.

Se trata de un mercado atractivo para las pymes españolas debido a su estratégica situación geográfica, la seguridad jurídica, favorable régimen fiscal y mano de obra barata y cualificada, así como por unos costes de operación y de terreno bajos. Las empresas extranjeras que decidan instalarse en Bulgaria sólo tendrán que pagar entre 25 y 40 euros por metro cuadrado.

Pese a la corrupción y burocracia estatal, realizar negocios en Bulgaria es relativamente fácil. Se encuentra en el puesto 38 de las 189 economías del informe ‘Doing Business 2016’ elaborado por el Banco Mundial.

Constituir una sociedad es sencillo. En aproximadamente una o dos semanas y con un capital mínimo de puede crear una empresa en Bulgaria. Con un euro se puede abrir una Sociedad Limitada, la forma jurídica más utilizada. Sólo hace falta un domicilio fiscal, un socio y un director. Para constituir una Sociedad Anónima, se requiere dos accionistas, aportar un capital de 25.000 euros y disponer de un domicilio social local.

Ventajas

Lo más atractivo de esta jurisdicción, entre Europa y Asia, para los inversores extranjeros es su régimen fiscal. Junto a Chipre e Irlanda, Bulgaria tiene el Impuesto de Sociedades más bajo de la Unión Europea. Las empresas sólo tendrán que tributar un 10% frente al 25% que desembolsan en España. Además, pueden deducir el 100% de este gravamen si contratan a personas con discapacidad o el 60% si desarrollan actividades procedentes de la agricultura.

Otra de las ventajas de establecerse en este país es la igualdad de trato sobre las inversiones extranjeras, es decir, la ley búlgara no establece diferencias entre las inversiones foráneas y las nacionales. La normativa tampoco contempla restricciones en cuanto a la nacionalidad del inversor.

Realizar inversiones en Bulgaria es apostar por lo seguro, gracias a los convenios que firmó con España en 1991 y en 1998 para evitar la doble imposición y fomentar la entrada de capital extranjero.

Abrir el chat