Luxemburgo, un paraíso para las grandes fortunas

Luxemburgo es una excelente plaza financiera, de referencia mundial por su calidad, seguridad e innovación y con un amplio catálogo de servicios de gestión de cartera y de wealth management o gestión del patrimonio, que lo convierten así en el paraíso idóneo para las grandes fortunas. 

Pero los grandes patrimonios se sienten atraídos principalmente por su fiscalidad favorable. En el Gran Ducado se goza de una extraordinaria reputación en lo que se refiere a confidencialidad y privacidad, así como una beneficiosa fiscalidad para inversores empresarios o particulares.

Aunque geográficamente se ubique en el corazón de la Unión Europea, los no residentes no pagan impuestos sobre la renta, sobre las ganancias de capital, sobre transmisiones patrimoniales, y en algunos casos, están libres del impuesto de sociedades, sobre el IVA y sobre las retenciones sobre dividendos o intereses. Pero esto no es todo, gracias a una amplia red de acuerdos bilaterales en materia tributaria, Luxemburgo es una magnífica elección para disfrutar de una baja o nula tributación.

Las principales estructuras para establecerse en el país y gestionar el patrimonio son las sociedades de inversión colectiva, ideadas para albergar grandes patrimonios empresariales o familiares. Están reguladas y controladas por la Comisión para la Supervisión del Sector Financiero de Luxemburgo (CSSF).

Existe una larga variedad de sociedades de inversión personalizadas siempre a las necesidades de cada cliente: SICAV y SICAV paraguas, SIF, SPF, SICAR y SOPARFI.

SICAV y SICAV paraguas

Es uno de los vehículos más utilizados para la inversión en Luxemburgo. Una SICAV es un fondo de inversión que toma la forma de Sociedad de inversión, cuyo capital social es variable. Están sujetas a la supervisión permanente del CSSF. Los fondos de inversión, gestores y asesores de inversión requieren una licencia.  Necesitan para su constitución una capitalización (capital social y prima de emisión) de 1.250.000 euros, una cantidad que debe alcanzarse en el periodo de 12 meses tras la firma de autorización de la SICAV y que debe contar con un capital mínimo de 300.000 euros aumentable hasta los 1.25 millones.

La SICAV paraguas o umbrella fund, también conocidos como fondos de múltiples compartimentos, son el vehículo más favorables para los inversores que busquen anonimato, ya que consisten en múltiples subfondos o compartimentos (por ejemplo, invertir en diferentes clases de activos), con diferentes características y políticas de inversión pero que forman una única entidad jurídica. De esta manera, además de ganar en confidencialidad y privacidad, permite reducir los costos de los fondos.

SIF

Los fondos de inversión especializados, conocidos como SIF, es un vehículo de inversión para inversores sofisticados. Proporciona gran flexibilidad en la forma de organización, así como unos tipos de activos y política de inversión fiables. En 2011 este instrumento alcanzó su mayor notoriedad con la entrada en vigor de una nueva regulación de fondos, UCITS IV. Desde entonces, más de 1.300 SIF se han constituido en Luxemburgo, que representan más del 50% de los fondos UCITS tradicionales.

Comparado con el mismo tipo de fondo que comercia la Comisión Nacional del Mercado de Valores, los SIF luxemburgueses sólo requieren un solo inversor frente a los 100 que se exige desde el regulador español, y un patrimonio mínimo de 1.25 millones de euros, y no los 3 millones que obliga la normativa de España.

SPF

La Sociedad de Gestión de activos familiares o SPF, existe en Luxemburgo desde el año 2007. Se trata de un vehículo que se limita a la adquisición, tenencia y venta de activos financieros, como acciones, inversiones, fondos, futuros bonos, opciones, metales preciosos, dinero en efectivo, cuentas bancarias, entre otros. No puede realizar actividad comercial y se forma como estructura de corporación, bajo la forma de Public Company Limited, Sociedad de Responsabilidad  Limitada, Sociedad Comandita por acciones o como una Cooperativa en forma de Sociedad Anónima. El capital social mínimo depende de forma jurídica escogida.

SICAR

Enfocado al capital privado y de riesgo, poco regulado y operativamente flexible, se encuentra la Sociedad de Inversión de capital de riesgo o SICAR. Una SICAR puede estar conformada por inversores elegibles y autorizados, como inversionistas institucionales o profesionales, con experiencia y que inviertan un mínimo de 125.000 euros. Únicamente pueden invertir en valores de riesgo. Se crea como una entidad jurídica con personalidad propia y bajo la forma de Sociedad Anónima, Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad en comandita por acciones, Sociedad en comandita simple o como Sociedad cooperativa en forma de Sociedad Anónima. A diferencia de los anteriores vehículos, requiere una capitalización de 1.000.000 de euros que debe abonarse dentro de los 12 meses siguientes a la aprobación del CSSF.

SOPARFI

Una SOPARFI es una sociedad comercial, que puede desarrollar todas las actividades permitidas en su cláusula de objeto social, así como otras relacionadas con la financiación, bienes raíces… Pueden adoptar la forma de Sociedad Anónima, Sociedad de Responsabilidad Limitada o Sociedad en comandita por acciones. No está regulado ni sometido a supervisión. Es necesario una capitalización de 12.500 (10% desembolsado) para la constitución de una SOPARFI bajo la forma de Sociedad de Responsabilidad Limitada y de 31.500 euros para la de Sociedad Anónima.

Foster Swiss, consultoría fiscal y financiera, está especializada en gestión de cartera, wealth management o gestión de patrimonio en Luxemburgo y en otras 40 jurisdicciones de todo el mundo.

About Foster Swiss

Dejar un comentario

Free WordPress Themes, Free Android Games
Idiomas/Languages