Malta, un centro líder en fondos de inversión

Actualmente, cientos de fondos de inversión y de organismos de inversión colectiva en valores mobiliarios escoge este país como hogar para domiciliar sus fondos, por lo que Malta ya no se considera una jurisdicción emergente en fondos, sino un centro líder y bien establecido.

¿Por qué Malta?

  • Ofrece disposiciones lógicas y sensatas que tienen en cuentas las necesidades de las empresas y los intereses de los inversores.
  • Régimen fiscal favorable y de bajo coste.
  • Organismo regulador accesible. Exige el cumplimiento de las normas y está dispuesto a discutir ideas innovadoras en cuestión de inversión.
  • Al formar parte de la Unión Europea, da facilidad de acceso al mercado europeo.
  • Flexibilidad de elección de proveedores de servicios.
  • Disponibilidad de estructuras
  • Legislación sobre subfondos (compañías celulares) que permiten crear reservas de activo y deuda dentro de la misma persona jurídica.

Malta ofrece a los gestores de fondos numerosos vehículos que permiten a su vez, una amplia gama de estrategias de inversión y tipos de inversores.

El tipo de fondo de inversión colectiva más utilizado es la SICAV, la sociedad de inversión de capital variable. Sin embargo, también se puede optar por un fondo maltés INVCO, es decir, una sociedad de inversión de capital fijo, como un fideicomiso (trust) o como una sociedad colectiva. Estas estructuras jurídicas están disponibles para numerosos tipos de fondos, como los fondos de inversión profesional, los fondos OICVM, y los fondos de inversión colectiva privada.

Fondo de inversión profesional o PIF

El fondo maltés de inversión libre es el fondo de inversión profesional o PIF (Professional Investor Fund). Es el más difundido entre todos los tipos de fondos de Malta. Es un tipo de fondo flexible que no suele estar sujeto al apalancamiento ni a las restricciones a la inversión. Se puede utilizar para realizar estrategias de inversión innovadoras. Únicamente pueden venderse a inversores profesionales, con criterios mínimos de inversión y sofisticación.

Existe otra variante disponible para inversores experimentados, con un umbral mínimo de inversión de 10.000 euros, siempre y cuando se respeten las restricciones de apalancamiento y limitaciones de inversión.