Advertencia sobre los productos financieros derivados con licencia de Chipre

Los contratos por diferencias o CFD y las opciones binarias se han convertido en productos financieros a evitar cuando se trata de minoristas. La CNMV y el supervisor europeo, ESMA, aumentan sus advertencias sobre éstos. En Bélgica por ejemplo, se prohíbe la comercialización a pequeños inversores y en Holanda y Francia han eliminado su publicidad.

La ESMA, el organismo que reúne a los vigilantes de los mercados de los países de la Unión, indica que se trata de productos complejos, no adecuados para todos los inversores, y aconseja: “no utilice un dinero que no se puede permitir perder. Puede perder una cantidad muy superior a su desembolso inicial”.

Según un estudio elaborado por la CNMV, durante casi dos años, el 75% de los inversores de 8.000 clientes de las entidades más activas en la comercialización de este complejo producto perdían su dinero.  Un producto que vendido al por mayor y de forma agresiva puede convertirse en un riesgo para el inversor minorista.

El organismo regulador europeo insta a prohibir su comercialización bajo la directiva MiFID2, que entrará en vigor en enero de 2018, que incluye la posibilidad de suspender la comercialización o venta de instrumentos financieros cuando no se cumplen determinados requisitos.

Varios países han tomado sus propias medidas antes de que surta efecto la normativa europea. Bélgica ha prohibido la venta a pequeños inversores a través de plataformas en internet de opciones binarias y de CFD con apalancamiento. Francia y Holanda han eliminado la publicidad de éstos por ser un producto tóxico para el inversor.

Los CFD en España con licencia de Chipre

Los contratos por diferencia llegaron a España en el año 2007 con la idea de poder apostar al alza o a la baja por un valor o índice y un importe superior al que el inversor tenía realmente, con un apalancamiento de hasta 200.

Sin embargo, el 75% de los inversores de CFD en España pierden dinero, según un informe elaborado por la CNMV.

En el año 2013, el supervisor europeo ESMA lanzó la primera advertencia sobre este producto financiero. Y ha investigado a varias empresas de inversión con sede en Chipre que comercializan CFD y opciones binarias en toda Europa a través del pasaporte europeo en régimen de libre prestación de servicios, es decir, sin establecimiento físico en el estado miembro de acogida.

La Comisión de Valores de Chipre, CySEC, ha impuesto multas y ha alcanzado acuerdos con ocho firmas de con licencia chipriota, por un valor de 2.072 millones de euros. Se trata de Depaho, Reliantco, IronFX Global, WGM Services, Pegase Capital, Rodeler, Banc de Binary y Ouroboros Derivatives Trading.