Fentange, una pequeña localidad residencial al sur de Luxemburgo, es hogar de empresas multinacionales, como de Catalonia Hotels. La familia Vallet, dueño de este grupo hotelero constituyó el holding Alvida SA en una vivienda de tres pisos en el centro de este pequeño municipio.

Y allí ha permanecido desde el año 1994 hasta que ha repatriado su sociedad offshore en este 2017. Según datos del Registro Mercantil, los propietarios de Catalonia Hotels han constituido ahora Corporación Catalonia América de Turismo, como consecuencia del traslado a territorio nacional de la sociedad luxemburguesa Alvida SA.

La empresa ha sido creada el 11 de mayo con un capital de 7.5 millones de euros en las oficinas centrales de la hotelera familiar en la calle Córcega. Su antecesora, la sociedad de Luxemburgo aparece como desclasificada.

¿Por qué Luxemburgo?

La familia Vallet ha podido disfrutar de las ventajas fiscales que ofrece Luxemburgo para los grandes patrimonios con una sociedad offshore. Hasta hace dos años, las Sicav, sociedad de inversión colectiva, podían tributar el 0.05% de los beneficios frente al 1% que se tributa en España. Además, no sufren el requisito de contar con los 100 socios que exige la legislación nacional, y lo reduce a un simple accionista.

Sin embargo, en 2015, el Gran Ducado anunció que reduciría las ventajas fiscales de las sociedades españolas domiciliadas en Luxemburgo al excluir algunas Sicav, Sociedades de Inversión de Capital Fijo y de Patrimonio Familiar de la posibilidad de acogerse a la tributación reducida en el convenio de doble imposición. Desde ese mismo año, España ha dejado de incluir a Luxemburgo en la lista de paraísos fiscales.

Hasta ese momento, multinacionales como Pepsi, Ikea, Apple, Amazon y McDonald’s se han beneficiado de Luxemburgo para evadir impuestos, gracias a una fiscalidad a la carta ofrecidas a éstas por situar sus sedes o filiales en el país.

En 2016, Catalonia Hotels alcanzó una facturación de 413 millones de euros y un beneficio bruto  de 125 millones de euros. La familia también invirtió 20 millones de euros en la creación de Wanup, un club de fidelización hotelera para establecimientos independientes, que ni incluye ningún alojamiento de Luxemburgo.

Leave a Reply