El secreto bancario continúa provocando conflictos entre Suiza y Alemania

El conflicto fiscal entre Suiza y Alemania ha revivido gracias al espía suizo Daniel M., al que se le acusa de haber obtenido información confidencial al fisco alemán, siguiendo órdenes del servicio de inteligencia de la Confederación Helvética.

A continuación, una cronología de este conflicto que ha puesto fin al famoso secreto bancario de Suiza:

  • 2008: El secreto bancario suizo se halla bajo presión. Políticos alemanes e inspectores fiscales tienen a Suiza, a la que consideran un paraíso fiscal, en el punto de mira. El ministro alemán de Finanzas, Peter Steinbrück, advierte que lanzará toda su artillería contra el secreto bancario.
  • 2009: La OCDE publica una lista gris de paraísos fiscales. Suiza decide aceptar los estándares de transparencia fijados en materia de colaboración administrativa fiscal, debilitando el secreto bancario.
  • 2010: Por 2.5 millones de euros, un informador vende a las autoridades alemanas las coordenadas de 1.500 clientes de origen alemán, sospechosos de ocultar a su país cuentas bancarias que tenían en Suiza. Los ministros de finanzas de ambos países deciden firmar un Acuerdo de Doble Imposición. Se dio comienzo a una inspección a Crédit Suisse de Alemania. Se cree que las sucursales sospechosas de cobijar la evasión fueron identificadas gracias a información robada que usaron las autoridades alemanas. Suiza y Alemania firman un nuevo Acuerdo de Doble Imposición. Esta vez introducen el impuesto liberatorio.
  • 2011: El Parlamento helvético acepta que Suiza otorgue asistencia administrativa a Alemania en el marco del Acuerdo de Doble Imposición que tiene vigente con este país. Desde entonces, los bancos suizos comienzan a retener un impuesto liberatorio del 26% sobre las ganancias generadas por los capitales de los ciudadanos alemanes. En Alemania, la oposición al impuesto liberatorio se incrementa. El Ministerio Público de la Confederación comienza a investigar a tres inspectores de finanzas alemanes. En respuesta, en 2010, Norbert Walter-Borjans, ministro de finanzas del Estado alemán de Renania del Norte-Westfalia, adquiere CDs con información bancaria confidencial en un intento por atrapar a más evasores.
  • 2012: La introducción del impuesto liberatorio que obliga al evasor a pagar impuestos, pero sin dar a conocer su nombre, fracasa. El Bundesrat alemán rechaza este acuerdo con Suiza.
  • 2013: Los defraudadores del fisco alemán aguardan algún tipo de acuerdo para regularizar su situación. En los años posteriores, más de 100.000 evasores deciden auto denunciarse. Se estima que, de forma conjunta, poseían fondos no declarados por más de 100.000 millones de euros en cuentas que operaban en Suiza y otros países.
  • 2014/2015: Suiza pone fin al secreto bancario para las cuentas de ciudadanos extranjeros. El conflicto fiscal con Alemania baja de intensidad.
  • 28 de abril 2017: El Ministerio Público alemán interpela a Daniel M., sospechoso de haber espiado al fisco alemán bajo solicitud de los servicios de inteligencia de la Confederación Helvética. Alemania convoca a la embajadora de Suiza a Berlín. El gobierno exige explicaciones.
  • 3 de mayo: El legislador liberal-radical Hans-Peter Portmann, sospechoso de corrupción, utiliza a su favor el conflicto de espionaje de Suiza. Asegura que existen documentos que prueban que la lista de evasores que circula actualmente ha sido modificada, eliminando de ella algunos nombres de personalidades alemanas de gran influencia.
  • 4 de mayo: Se escribe un nuevo capítulo sobre el caso: políticos alemanes se indignan por el proceder de Suiza y su espía. Políticos y partidos neoliberales de Suiza defienden al espía y reprochan a Alemania que también utiliza el espionaje económico.
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Abrir el chat