El secreto bancario de Liechtenstein ha terminado para las grandes fortunas suizas

Vaduz dejará de ser el principal destino elegido por las fortunas suizas para esconder su dinero a la Hacienda Pública. Todo ello, se enmarca dentro de la firma por parte de Suiza y Liechenstein de un acuerdo de Intercambio Automático de Información fiscal que afectará al secreto bancario y a la privacidad de los titulares de cuentas en el pequeño principado que y que sean residentes en Suiza.

Liechtenstein es un importante centro financiero que ha sido utilizado tradicionalmente por las grandes fortunas suizas para ocultar sus fondos al fisco. Muchos afirman que existe una alta cantidad de dinero no declarado en el pequeño principado.

El Intercambio Automático de Información del que se habla desde hace tiempo se propone acabar con este problema para las arcas suizas. Ante esta situación muchos ciudadanos suizos han preferido declarar ya su dinero y regularizar su situación.

En 2016, más del 40% de los defraudadores del cantón de Sant Gall que realizaron su declaración espontánea ante las autoridades informaron de que sus fondos se encontraban en Liechtenstein. La sorpresa no vino del hecho de que se utilizara el Principado para ocultar fondos sino de la magnitud del fenómeno, según representantes de la Oficina del Contribuyente.

La proximidad de Vaduz explica que tantas fortunas de San Gall hayan sido ocultadas. Además, en Suiza se ha aprovechado el régimen regulador de las fundaciones unido al secreto bancario de Liechtenstein para ocultar fondos. En Berna se plantea que esta situación ha de terminar, por lo que el Intercambio Automático de Información está sobre la mesa para que las administraciones de ambos países colaboren gracias al estándar firmado ya por varios países y que ya está recopilando información para poder ser intercambiada a partir del 1 de Enero del 2018.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Abrir el chat