Más de 3.400 personas acogidas a la amnistía fiscal siguieron defraudando

Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) han denunciado a los medios que el 11.5% de los que se acogieron a la amnistía fiscal de Montoro aprobada por el Gobierno de Rajoy en marzo de 2012 y declarada nula por el Tribunal Constitucional, han continuado defraudando una vez que regularización su situación con el fisco. Estos datos revelan el porcentaje más alto de fraude entre los grupos de contribuyentes que hay en España.

La Agencia Tributaria ha detectado que 3.413 personas se acogieron a la amnistía, debido a que se descubrió una deuda impagada de 238 millones de euros, es decir, una deuda media por cabeza de 69.733 euros. Para Gestha se trata de una prueba para afirmar que las amnistías fiscales no son eficaces para modificar la actitud del evasor, ya que estos continúan defraudando.

Desde Gestha se pide al ministro de Hacienda que ordene una investigación a 29.065 personas y a 618 sociedades que se acogieron a la amnistía para determinar si siguen defraudando o si por el contrario, cumplen con sus obligaciones tributarias.

No sólo fraude fiscal

Éstos no solo han cometido delitos de fraude fiscal, sino también de blanqueo de capitales. Tras varios años de investigaciones, se ha detectado que al menos 705 personas, acogidas a la amnistía, tienen indicios de haber blanqueado dinero. Desde Gestha se cree que estas cifras preocupantes pueden ser la punta del iceberg de muchos casos similares, de modo que consideran un control más exhaustivo a todos los contribuyentes.

Una amnistía poco eficaz

Para demostrar la eficacia de la amnistía los técnicos de Hacienda señalan que la recaudación que se logró con ella fue de sólo 1.191 millones de euros, la mitad de los 2.482 millones previstos por el ministro. Lo que supuso sólo el 3% de la evasión total de país, es decir, el 97% de los evasores siguió manteniendo ocultos sus activos.

Destacan además, que la amnistía no fue aprovechada al 100% por la Agencia Tributaria, ya que podrían haber recaudado entre 5.300 y 8.700 millones de euros si hubieran aplicado los tipos de impuestos, intereses y sanciones que corresponderían a esos 12.000 millones en patrimonio aflorado con la amnistía.

Así mismo, la amnistía tuvo consecuencias para las declaraciones complementarias que ya no fueron necesarias presentarlas. La mayoría de contribuyentes pagaban el 10%. Debido a esto, la totalidad de los bienes en el extranjero que se declararon por primera vez en 2013 ya habían aflorado y procedían de periodos prescritos o de evasiones que ya se habían regularizado con la amnistía.

Por todo esto, desde Gestha piden que se modifique la Ley General Tributaria para que se no se puedan aprobar futuras amnistías  fiscales. También exigen que se hagan públicos los nombres e importes de la amnistía y que se lleve a cabo esa investigación a todas las personas y empresas que se acogieron a la misma.

Derechos reservados Foster Swiss