¿Cuál es el futuro de las cuentas bancarias de particulares al implantar el CRS?

Tras la implantación de la normativa CRS las cuentas bancarias tanto de empresas como de particulares se someterán a los procedimientos de debida diligencia que deberán realizar las entidades bancarias. Para ello, se procederá a diferenciar entre aquellas cuentas preexistentes y las de nueva creación. Para estos dos tipos de cuenta se aplicarán diferentes procedimientos.

Para diferenciar los dos tipos de cuentas se tomará como referencia que las cuentas preexistentes han sido creadas con anterioridad al 31 de diciembre de 2015 y las nuevas aquellas que se creen, a partir de esa fecha, en el ejercicio del 2016, debido a que será el primer ejercicio afectado por el intercambio de información que comienza en el 2017 en algunos países. Para ello, las autoridades fiscales deberán comenzar a recabar información a partir del 2016.

Con respecto a los procesos de revisión de cuentas destacamos una diferencia entre FATCA y la CRS. Esta última normativa no tiene en cuenta el saldo de la cuenta. Por lo que todas aquellas cuentas pertenecientes a particulares no residentes deberán ser sometidas a una revisión. Por el contrario, FATCA permite a las instituciones financieras centrarse solo en aquellas cuentas bancarias que tengan más de 50.000 dólares. De esta forma, el Intercambio de Información de la CRS aumenta la carga de trabajo de las entidades.

Por otra parte, el procedimiento de debida diligenticia (due diligence) tiene como objetivo conocer cuál es la residencia a efectos fiscales del titular de la cuenta. Es obligación de los bancos tener actualizada su base de datos para tener correctamente este dato. Para ello, puede requerir a sus clientes este dato actualizado mediante la cumplimentación del https://www.fosterswiss.com/wp-content/uploads/2020/11/intime-08.jpg Tax Status Form. Además, en aquellas cuentas que superen 1 millón de dólares se reforzará el proceso de análisis con otros métodos como el de consultar con el wealth management del cliente para poder aclarar que el origen del dinero es correcto.

Procedimiento con las cuentas de nueva creación

En estos casos las instituciones financieras deben obtener una declaración del titular en el momento de apertura que le permita determinar su residencia a efectos fiscales. Para ello deberán rellenar el Individual Tax Residency Self-Certification. Esta documentación puede adherirse al resto de la información solicitada en el procedimiento de apertua (NIF, dirección y otros datos personales). La certificación de residencia fiscal deberá contener el TIN o NIF y será contrastado para asegurarse de este dato tan importante.

Si tienen alguna duda de cómo completar el https://www.fosterswiss.com/wp-content/uploads/2020/11/intime-08.jpg de certificación de residencia fiscal o sobre la forma de determinar cuál es el estado de su residencia fiscal contacte con asesores fiscales de confianza como Foster Swiss. Además la mayoría de los bancos no estarán en condiciones de facilitar más información que la que se ofrece en el https://www.fosterswiss.com/wp-content/uploads/2020/11/intime-08.jpg dentro de las instrucciones que se adjuntan.