Malta, principal paraíso fiscal de la Unión Europea

Malta ocupa en el top ten entre varios países de la Unión Europea en la lista de los principales centros financieros offshore, elaborada por la revista científica Scientific Reports, que analizó las estructuras societarias y de propiedad de más de 98 millones de empresas, haciendo una distinción entre lo que se denomina conducto de los centros financieros offshore y los centros financieros offshore como sumideros.

Malta calificó en este segundo tipo de centro financiero offshore, es decir, aquellos donde una cantidad desproporcionada de activos desaparece del sistema económico en comparación con su PIB. En el primer puesto de esta lista se encuentra Islas Vírgenes Británicas, seguido por Taiwán y Jersey. Malta ocupa el puesto número 10. Le sigue Luxemburgo en el puesto 12.

Estos centros financieros offshore atraen y retienen capital extranjero. Los conductos son atractivos destinos que hacen de canal de las inversiones internacionales que permiten la transferencia de capital sin impuestos. Entre éstos últimos, Países Bajos, Reino Unido y Suiza son los tres principales centros financieros offshore que utilizan las empresas para canalizar su dinero a los paraísos fiscales.

Las corporaciones multinacionales utilizan estructuras muy complejas de matrices y filiales para organizar sus operaciones y su propiedad. Las estimaciones de la Red de Justicia Fiscal y el Fondo Monetario Internacional indican que si las ganancias de las multinacionales se contabilizan donde se produce la actividad económica, pagarían entre 500 y 650.000 millones de dólares más en impuestos cada año.

Según los creadores del estudio, los centros financieros offshore facilitan la creación de sociedades offshore través de la baja tributación y una regulación más indulgente. Sin embargo, están cada vez más bajo el escrutinio porque son utilizadas para la evasión fiscal.

En los últimos años, Malta ha sido objeto de una creciente presión para eliminar su sistema de tributación por completo, ya que permite a las empresas de propiedad extranjera reducir sus cargas fiscales al 5% en lugar de al 35% que es la tasa fiscal impositiva.

El ministro de Finanzas, Edward Scicluna, ha rechazado constantemente las acusaciones de que Malta es un paraíso fiscal y un centro offshore.

Abrir el chat