Aproximadamente un billón de dólares fluye ilícitamente en los países en desarrollo cada año, frente a los 135.000 millones de dólares que reciben anualmente. La mayor parte del dinero malversado se deposita en bancos de Suiza, el paraíso fiscal número uno del mundo. Singapur, Malasia, Filipinas y Sri Lanka están emergiendo como paraísos fiscales en Asia.

Los bancos suizos, bien conocidos por su secreto, han sido observadores y cómplices de aquellos que guardaban su fortuna en sus bancos durante más de 300 años. En 1713, parlamento de Ginebra estableció regulaciones para mantener registros de clientes bancarios, prohibiendo a los bancos compartir la información con cualquier persona, excepto con los propios clientes, a menos que el consejo aprobara cualquier revelación.

El secreto bancario en Suiza estaba así protegido por los códigos civiles y comerciales. Esto significaba que cualquier titular de cuenta podría solicitar daños contra cualquier banco o banquero que no mantuviera su confidencialidad. En 1934, Suiza aprobó la Ley Federal de Bancos de Suiza, que hizo que la divulgación de la identidad o información de un cliente fuera un delito. Así, el secreto suizo se hizo legal y más fuerte. Pero una parte de la población se opuso a la ley y alegó que estaba en contra de la justicia tributaria. En 1984, se celebró un referéndum sobre el tema y, curiosamente, el 73% votó a favor del secreto bancario.

Lucha encaminada a la transparencia internacional

Sin embargo, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), la Unión Europea y el Grupo del G20 han dado algunos pasos positivos para acabar con la evasión fiscal y con el secreto bancario. La OCDE ha establecido acuerdos bilaterales de intercambio de información tributaria. Colocó alrededor de doce países en la lista blanca, aquellos que han «implementado sustancialmente» las normas fiscales acordadas internacionalmente y otros en la lista gris, aquellos que aún aplican una política opaca de impuestos. Suiza se encuentra en esta lista gris.

La OCDE y la Unión Europea siguen promoviendo una mayor transparencia en materia de información fiscal y han logrado progresos sustanciales en los últimos años. La OCDE patrocinó un Acuerdo Multilateral de Autoridad Competente para la Norma Común de Información (CRS MCAA).

Suiza ha ratificado el Convenio multilateral sobre asistencia administrativa mutua en asuntos fiscales patrocinado por la OCDE. Esta ratificación implica el compromiso de Suiza con una mayor transparencia fiscal y marca otro paso importante en la implementación de la Norma para el Intercambio Automático de Información.

En 2009, Estados Unidos inició nuevos esfuerzos para cerrar las lagunas fiscales e identificar y enjuiciar a los evasores de impuestos que utilizaban cuentas offshore. De esta manera, en 2014, Suiza firmó con Estados Unidos el convenio FATCA. FATCA fue promulgado en 2010 por el Congreso de los Estados Unidos para determinar aquellos contribuyentes estadounidenses que no cumplen con sus obligaciones tributarias utilizando cuentas bancarias offshore.

Como respuesta a las preocupaciones globales y a la presión sobre el papel de Suiza como paraíso fiscal, el gobierno suizo ha declarado que no quiere ver activos no gravados en Suiza y ha lanzado una nueva estrategia de dinero blanco, como medida para salir de la lista gris.

Bangladesh y su relación con las cuentas bancarias offshore en Suiza

El gobierno de Bangladesh ha solicitado a las autoridades suizas información sobre los titulares de cuentas offshore de Bangladesh en bancos suizos, pero aún no hay respuesta. Las autoridades suizas no están obligadas, en modo alguno, a compartir información con Bangladesh, ya que está prohibida por la legislación suiza. Para obtener dicha información Bangladesh necesita ratificar el MCAA CRS.

La India y Pakistán han ratificado el Convenio multilateral sobre asistencia administrativa mutua en asuntos fiscales y han firmado un acuerdo con Suiza para el intercambio automático de información financiera de cuenta (MCAA). Ya han firmado un acuerdo de cooperación en virtud de la convención. Bangladesh aún no ha ratificado la convención.

Bangladesh tiene un tratado bilateral de evasión de doble tributación (DTAT) con Suiza sólo para evitar la doble imposición. Debería ratificar el Convenio multilateral sobre asistencia administrativa mutua en asuntos fiscales y firmar el intercambio automático de información sobre cuentas financieras (MCAA) con Suiza. También debería firmar un acuerdo con la Ley de Cumplimiento de Impuestos de la Cuenta Extranjera (FATCA) con los Estados Unidos. Los titulares de cuentas de Bangladesh en los bancos suizos están a salvo hasta que el país siga el debido proceso como otros países.

Abrir el chat