¿Qué países y territorios son considerados paraísos fiscales?

Un paraíso fiscal es un territorio que tiene unos bajos o nulos impuestos favorables a ciudadanos no residentes. Los residentes en cambio, tienen que pagar impuestos que a menudo son similares a los de los países desarrollados. En estos estados conviven por tanto dos regímenes tributarios diferentes.

El origen de los paraísos fiscales

Éstos tienen su origen durante los años 40, tras la Segunda Guerra Mundial, debido a la descolonización de las potencias europeas. La desaparición del orden mundial trajo consigo la aparición de estos territorios con una estructura fiscal para captar recursos procedentes de fuera de sus fronteras.

Quien determina si un estado es un paraíso fiscal tradicional o un centro financiero offshore, es la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Si se dan algunas de estas circunstancias, se considerarán paraísos fiscales:

  • No gravar o aplicar tasas directas muy bajas a la actividad comercial. Y si aplican impuestos indirectos a esta actividad.
  • No facilitar información fiscal a los países de origen de los contribuyentes que se benefician de estos bajos impuestos.
  • Permiten realizar una actividad mercantil opaca o poco transparente.
  • No exigen actividad real a las empresas domiciliadas allí. Permiten que se beneficien de su régimen fiscal.

Debido a la magnitud alcanzada por los paraísos fiscales, algunas organizaciones, como el G-20, con Estados Unidos y la Unión Europea a la cabeza, han emprendido una caza de brujas contra éstos, debido a la disminución de ingresos en los países desarrollados, como impuestos que supone una cantidad significativa de dinero oculto en paraísos fiscales y en centros financieros offshore.

Lista de paraísos fiscales y de centros financieros offshore

La OCDE en noviembre de 2011, elaboró una lista de los paraísos fiscales y de los centros financieros offshore con compromiso de mejorar su transparencia. En esta lista figuran: Nauru, Niue, Andorra, Anguila, Antigua y Barbuda, Curaçao, Aruba, Bahamas, Bahréin, Belice, Bermudas, Chipre, Dominica, Gibraltar, Granada, Guernesey, Islas Cook, Isla de Man, Islas Caimán, Islas Marshall, Islas Turcas, Islas Vírgenes Británicas, Islas Vírgenes de Estados Unidos, Jersey, Liberia, Liechtenstein, Maldivas, Malta, Mauricio, Mónaco, Montserrat, Samoa, San Cristóbal y Nieves, San Marino, San Vicente, Santa Lucia, Islas Seychelles y Vanuatu.

También se consideran centros financieros offshore Hong Kong y Macao por sus bajos impuestos, y a Suiza, por permitir hacer residentes a extranjeros tras acordar el pago de impuestos en el catón donde se empadrona.

Tras cumplir con las normas estándar de la OCDE y de eliminar las sociedades que encubrían de forma legal a sociedades offshore, Uruguay no figura en esta lista.

Datos curiosos sobre paraísos fiscales y centros financieros offshore

Islas Caimán, por ejemplo, con más de 580 bancos y unas 45.000 sociedades offshore, mueve entre 0.5 y 1.5 billones de euros anuales, es decir, hasta 1.5 veces el PIB de España. Las Bahamas, cuentan con 350 bancos y casi 60.000 sociedades offshore.

Belice, ex colonia británica, cuenta con uno de los ordenamientos jurídicos más completos para la creación de sociedades offshore. Están domiciliadas más de 12.000 sociedades offshore en Belice. Junto a éste, Hong Kong es una jurisdicción muy atractiva para las empresas de comercio electrónico, ya que cuando no realizan actividad en el país no pagan impuestos.

Más de 80.000 sociedades offshore están operando en Liechtenstein, un pequeño territorio de la Unión Europea con apenas 36.000 habitantes. Gibraltar mantiene en sus apenas 7km2, 12.000 sociedades offshore.

Abrir el chat