Dublín, una jurisdicción offshore atractiva tras el Brexit

La farmacéutica Almac es una de las principales empresas de Irlanda del Norte con sede en Craigavon puede tener los días contados. A raíz del Brexit, operar desde Reino Unido acarreará unos importantes costes añadidos a la hora de entrar en el mercado farmacéutico europeo. Debido a esta situación, la compañía está desarrollando un centro de producción en Irlanda, reconocido paraíso fiscal de la Unión Europea.

Pero, ¿por qué en Irlanda?

Entre las facilidades regulatorias de Irlanda, el tipo general del Impuesto de Sociedades es del 12.5%, sin embargo, ofrece un tipo reducido al 6.25% a aquellos sectores de negocio que emanen de propiedad intelectual con registro en Dublín. Se trata de un fuerte descuento tributario que juega en contra del régimen fiscal de Reino Unido.

Los bancos se trasladan a Irlanda

El grupo de los traslados de empresas se vincula al sector de las finanzas. Aunque ciudades europeas como Frankfurt, Luxemburgo, París o Madrid han intentado sacar beneficios del Brexit, Irlanda les ha adelantado por la izquierda.

El pasado mes de julio, se hizo público que el banco Barclays va a multiplicar su actividad en Irlanda. Asimismo, Citigroup está pensando trasladarse a Dublín. A día de hoy, esta entidad estadounidense cuenta con 2.500 empleados en Irlanda, una cifra que aumentará conforme se desarrolle el Brexit.

Bank of America-Merrill Lych, también tiene clara su apuesta por esta jurisdicción. A  falta de confirmaciones oficiales, la entidad ampliará sus oficinas en Dublín y la plantilla que opera desde Irlanda crecerá casi un 20% entre 2017 y 2018.

JP Morgan también ha movido ficha. El pasado mes de mayo, la entidad compró un edifico de oficinas ubicado en Dublín con capacidad para 1.000 empleados. JP Morgan ya cuenta con 500 empleados en la isla, por lo que, esta decisión puede suponer la creación de un nuevo espacio de trabajo o el traslado de la sede del banco.

Abrir el chat