Países con los impuestos más altos, países con menor presión fiscal y los paraísos sin impuestos

Si fuera un residente del mundo, ¿dónde preferiría vivir? ¿En un país con impuestos altos, pero con destacables servicios sociales? ¿En un país con una reducida presión fiscal? ¿O en una jurisdicción de baja tributación, es decir, en un paraíso fiscal donde las personas, empresas y fondos con patrimonios familiares pueden eludir sus obligaciones con Hacienda?

Países con altos impuestos

Bélgica: tributación del 42%

El régimen tributario progresivo de Bélgica tiene un tipo impositivo máximo del 50%. Grava las propiedades, rentas de trabajo, inversiones y un abanico de fuentes impositivas. La fiscalidad de las ganancias de capital varía dependiendo del tipo de inversiones y plusvalías generadas. Los empleados también pagan un tributo a la Seguridad Social del 13,07% de sus retribuciones. Permite la deducción por gastos empresariales, por contribuciones sociales y pagos por pensiones alimenticias.

Alemania: tributación del 39.7%

Su modelo progresivo para rentas y capitales tiene un máximo de 45%. Con deducciones por labores agrícolas, forestales, negocios particulares, empleo, autoempleo, ahorros e inversiones, por alquileres y ganancias de capital. Los primeros 801 euros de ahorros e inversiones están exentos. Retenciones del 25% sobre intereses y dividendos y del 15% sobre derechos de autor y royalties. Las rentas de hasta 8.652 euros se consideran subsidios personales. También hay deducciones por planes de pensiones, seguros de salud y vida y por prestaciones de desempleo.

Dinamarca: tributación del 36.1%

Tiene un régimen tributario progresivo, con un tipo máximo del 55.8%, aunque la media es del 45%. Los daneses pagan un 8% como contribución a su mercado de trabajo, un 5% al sistema sanitario y entre un 22.5% y 27.8% en tributos locales. Gravamen sobre las ganancias de capital de entre el 27% y el 42%. Hay deducciones sobre dividendos y royalties del 25%. Grava las rentas del trabajo, las retribuciones variables y otros beneficios complementarios, las rentas empresariales, tarifas, pensiones, rentas inmobiliarias. Deduce por contribuciones mínimas de pensiones, seguros de desempleo, intereses de deuda, contribuciones benéficas, gastos no reembolsados por viajes de trabajo y por segunda residencia.

Hungría: tributación del 34.9%

Tiene un tipo de gravamen del 55% sobre las rentas personales. Las inversiones y las ganancias de capital son al 27.5%. Austria dispone de créditos fiscales automáticos.

Hungría: tributación de 34.5%

Cuenta con un sistema de fiscalidad personal, del 16%. Aunque en apariencia cuente con un modelo de baja tributación, no es así, debido a que se aplica sobre todas las rentas, elevando la presión fiscal. Las rentas pasivas de dividendos, intereses o rentas de propiedades tributan. Deducciones por prácticas profesionales, gastos de viajes laborales y por hijos.

Países con menor presión fiscal

México: tributación del 21.1%

KPGM lo clasifica como el mejor lugar para hacer negocios por sus deducciones fiscales, además de por sus bajos niveles retributivos y su reducida renta per cápita.

Turquía tributación del 23.5%

Corea del Sur: tributación del 26.6%

Estados Unidos: tributación del 26.9%

Irlanda: tributación del 28.3%

El modelo irlandés de baja tributación a las empresas, ha dado la bienvenida a ingresos masivos de multinacionales, especialmente de las del sector tecnológico.

Paraísos fiscales y centros offshore

Aquí se encuentran algunos de los paraísos fiscales más conocidos del mundo que gozan de ser territorios sin tributación, como: Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Islas Bermudas, Bahamas, Jersey, Barbados y Mauricio, entre otros.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat