Se trata de una idea que ha calado hondo en Cataluña, y es que es uno de los argumentos que más ha utilizado el movimiento independentista en los inicios del procés, allá cuando Artur Mas rechazó la propuesta de pacto fiscal de Moncloa.

Y es verdad. Los ciudadanos catalanes pagan más impuestos que el resto, debido a que es una comunidad rica y por tanto, cuentan con un sistema fiscal progresivo que contribuye más, por ejemplo, que Extremadura, la comunidad con la mayor tasa de paro y menor PIB per cápita.

Los catalanes tributan más por cobrar una nómina, comprar una casa, alquilar una vivienda o repostar gasolina en el coche. Y esto se debe a que la Generalitat de Cataluña ha aumentado los impuestos que el resto de los gobiernos autonómicos.

Desde la Generalitat aseguran que su mayor fiscalidad se debe a la infrafinanciación que sufre. Sin embargo, podría ser síntoma de una mala gestión por parte de los dirigentes catalanes.

En prácticamente todos los impuestos en los que la Generalitat tiene competencia, Cataluña aplica gravámenes superiores a la media. Por ejemplo, cuando un contribuyente adquiere una vivienda debe abonar el IVA si es de nueva construcción y el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP) si es de segunda mano. Las comunidades tienen competencia sobre el ITP. Cataluña fue de las primeras comunidades en subir este impuesto. Actualmente, del 10%.

Por la adquisición de una casa de 300.000 euros ubicada en esta comunidad, el comprador abona 30.000 euros por ITP. En el resto de comunidades, esta cifra es inferior. Madrid, del 6%.

Asociado a esto, formalizar la escrituración de una casa o cerrar un préstamo hipotecario conlleva impuesto de actos jurídicos documentados, sobre el que las autonomías tienen competencia. Y nuevamente, Cataluña es una de las comunidades que aplican una tasa mayor. En el impuesto sobre hidrocarburos, la Generalitat mantiene el tipo en el nivel más alto permitido.

Un contribuyente que tenga una riqueza neta de cuatro millones de euros abonará en Cataluña 41.943 euros por Patrimonio y no pagará nada en Madrid. Además, este impuesto se aplica allí donde reside al contribuyente, con independencia del lugar en el que se ubiquen los bienes. Por lo que, se están produciendo ya cambios de residencia por motivos tributarios.

Foster Swiss, consultores fiscales y financieros de banca privada, especializados en cambios de residencia fiscal para disminuir la presión fiscal. Consúltenos sin compromiso.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat