Banco Sabadell cambia su sede social de Barcelona a Alicante

La inestabilidad política ocasionada en Cataluña tras el referéndum ilegal del 1-O y la posible declaración de independencia, han empujado al Banco Sabadell a trasladar, después de un siglo de su fundación, su sede social de la ciudad de Sabadell en Barcelona a Alicante. El consejo de administración la ha elegido porque cuenta en ella con un centro operativo procedente de la antigua CAM, absorbida en 2012.

Esta decisión fue tomada después de que en la semana posterior al referéndum, la entidad perdiera en bolsa el 14.65% de su valor. Este traslado, según fuentes del propio banco, es en pos de la protección de los intereses de sus clientes, depositantes y accionistas.

A pesar de que la entidad insistió en que no iba a inmiscuirse en cuestiones políticas, la posibilidad del cambio de sede era una alternativa que llevaba tiempo sobre la mesa. Responsables del propio Sabadell llevaban días advirtiendo en algunos foros sobre la posibilidad de tomar decisiones ante la “inquietante” situación política de España.

Este y otros bancos, como CaixaBank, no pueden permitirse quedarse fuera del Eurosistema ni bajo la salvaguarda del BCE y de la Autoridad Bancaria Europea que le garantizan el acceso a la liquidez en euros y el sistema de garantía de depósitos, que se perderían en el caso de una declaración de independencia de Cataluña.

Tras conocerse esta reunión, las acciones del Sabadell subieron y acabaron el día liderando la subida del Ibex con un incremento del 6,16%. Fuentes del banco han admitido haber sufrido presiones políticas de las autoridades catalanes por la decisión del cambio de sede.  Sin embargo, el cambio de sede no fue una decisión política, sino empresarial, una forma  de tranquilizar a los inversores y a los clientes que han retirado fondos.

¿Qué significa que un banco traslade su domicilio social?

Se trata de un proceso que no implica cambios para clientes o trabajadores, pero si sobre los impuestos y puede influir en la reputación del banco ante inversores y depositantes.

  1. ¿Qué es el domicilio social? Se trata del centro desde el que se administra una sociedad mercantil. Y ha de figurar en los estatutos sociales de la compañía e implica que está bajo el régimen jurídico que se aplica en esa localidad. En este caso, al tratarse de un banco, la principal legislación sería la misma, la de España.
  2. ¿Implica algo para los trabajadores de la entidad? Aunque se cambie el domicilio, no tiene por qué cambiar la sede física.
  3. ¿Se paga impuestos en otro sitio? El impuesto de sociedades se paga a la Agencia Tributaria del Estado Central, e importa poco dónde se recauda. En este caso, al ser una entidad financiera de gran tamaño, paga impuestos municipales y autonómicos por mantener en esa comunidad el domicilio social. Como por ejemplo, el impuesto de actividades económicas, que sí cambiaría.
  4. ¿Qué ocurre con los clientes y sus cuentas? Los activos y pasivos, créditos y depósitos se mantienen bajo las mismas condiciones, ya que al haberse trasladado a otra comunidad dentro de España rigen sobre ellos la misma legislación. Asimismo, siguen protegidos igual que antes por el Fondo de Garantía de Depósitos y los bancos, bajo supervisión directa del BCE.
  5. Ventajas de salir de Cataluña. Actualmente, la mayor ventaja radica en una cuestión de reputación e imagen de tranquilidad frente a inversores y clientes. Una secesión de Cataluña implicaría un riesgo, como la salida del territorio de la zona euro y el fin de la cobertura de liquidez que ofrece el BCE. Aunque la Generalitat declarase la independencia, si España no lo reconoce, seguirían en España y bajo el BCE. Sin embargo, persistiría el problema de la reputación, ya que ni el Estado ni el BCE pueden garantizar que no ocurra una crisis bancaria debido al pánico, lo que podría sucumbir en una masiva fuga de capitales y posterior proclame de un corralito para evitar una quiebra del sistema financiero y bancario.
Abrir el chat