Cristiano Ronaldo desafía a la Agencia Tributaria y rechaza un pacto con Hacienda para liquidar los cuatro delitos fiscales, por valor de 14.7 millones de euros que le atribuye el fisco. Sin pacto, la entrada en la cárcel es una opción para la estrella madridista.

Ha presentado un nuevo escrito ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Pozuelo de Alarcón en el que carga duramente contra Hacienda. La nueva defensa del jugador considera que la atribución de la comisión de fraude fiscal a Ronaldo está formulada “sin fundamento alguno”, y que es “inconsistente”. Que se encuentra asentada “en la utilización arbitraria de criterios contrarios a Derecho Tributario” y que “es fácilmente desmontable por un observador objetivo”. Además, añade que reduce la cuestión a una “discrepancia de criterio” y plantea la prescripción de todos los ejercicios investigados.

Antecedentes

En el caso Football Leaks, Hacienda presentó el pasado mes de junio, una denuncia contra el portugués por cuatro delitos fiscales cometidos entre los años 2011 y 2014 por valor de 14.7 millones de euros. La juez llamó a declarar a éste en julio y ha decidido seguir con la instrucción del caso. Tras la imputación de sus hombres de confianza, Ronaldo cambió de abogados y relevó su defensa al despacho del ex magistrado José Antonio Choclán.

La acusación radica “en la diferencia entre lo declarado y lo atribuible a España”

En el escrito presentado ante el Juzgado de instrucción número uno, el delantero centra el debate sobre sus supuestos delitos fiscales, considerando que la verdadera causa de la acusación de Hacienda radica “en la diferencia entre lo declarado y lo que la inspección considera atribuible a España”.

La defensa del jugador quiere destacar que lo que se discute no es la cesión de derechos de imagen a una sociedad offshore en Islas Vírgenes Británicas, uno de los paraísos fiscales reconocidos por la Agencia Tributaria, con la finalidad de ocultar impuestos. Sino que, el caso radica en la calificación dada por el contribuyente a las rentas obtenidas como consecuencia de su atribución a la persona física y la renta que resulta imputable al territorio español.

Es decir, “el fraude que se denuncia no guarda relación causal con la utilización de una sociedad offshore para la gestión de derechos de imagen sino con un problema de calificación tributaria. De esta manera, la sociedad offshore en Islas Vírgenes Británicas, utilizada por CR es un problema ajeno a la causa por la que se considera que existe un delito fiscal.

Por último, la defensa de éste, exculpa por completo a su agente Jorge Mendes, por “no lograr aventura, ni siquiera hipotéticamente que contribución habría realizado en esas tareas de calificación tributaria”. “No se le presuponen conocimientos tributarios que permitan sostener razonablemente haber inducido o contribuido a que Ronaldo pagara menos tributos”, cierra el escrito.

Abrir el chat