El gobierno británico ha sido acusado de ser blando y débil en la lucha contra la evasión de impuestos al no colaborar con la Unión Europea de dar el primer paso para nombrar y a sus territorios de ultramar en la lista negra de paraísos fiscales.

En las últimas semanas, los ministros han luchado para evitar que Bruselas envíe cartas en las que se informe a 12 países de que se les incluiría en la lista a menos que prometieran cambiar sus normas fiscales. La lista negra final de la UE se publicará el 5 de diciembre.

La correspondencia finalmente se envió a los territorios de ultramar británicos, pero solo después de un fallo de los expertos de los estados miembros que forman parte de un grupo del código de conducta del Consejo Europeo que superó las protestas británicas iniciales. En respuesta a esto, el líder de los Demócratas Liberales, Vince Cable, acusó a Downing Street de empobrecer al Tesoro para proteger los paraísos fiscales utilizados por los súper ricos para ocultar su efectivo. Cable dijo que Theresa May y David Cameron, habían sido débiles en la represión de los territorios de ultramar.

El ex ministro del gabinete argumentó que el Gobierno británico tiene una larga historia en lo que respecta a prácticas impositivas de sus propios territorios de ultramar, afirmando que fue testigo de la falta de acción cuando estaba en el gobierno de coalición.

Controvertida lista negra de paraísos fiscales de la UE

Un portavoz del gobierno británico dijo: «Reino Unido está a la vanguardia de abordar la evasión y garantizar la transparencia fiscal. Apoyamos el desarrollo de una lista negra y estamos trabajando con nuestros socios europeos. Nuestro objetivo es finalizar una lista negra común de la UE para fines de 2017». Bruselas escribió a 41 países a fines de octubre informándoles que serían incluidos en la lista negra a menos que prometieran cambiar sus normas impositivas.

Reino Unido ha argumentado que sus territorios de ultramar como las Bermudas, la Isla de Man y las Islas Caimán no deberían ser identificados como paraísos fiscales por tener una tasa impositiva corporativa del 0%.

El año pasado, Observer, un diario inglés, reveló que el Tesoro había argumentado que la inclusión de los territorios británicos de ultramar en la lista negra sería «engañoso y profundamente inútil».

Reino Unido, resistente a las políticas de la Unión Europea

El Reino Unido es también uno de los pocos estados miembros que se resisten a las mejoras a las reglas contra el lavado de dinero para revelar a los verdaderos propietarios  detrás de las sociedades offshore y los fideicomisos en la Unión Europea.

Los cambios obligarían a los estados miembros de la UE a operar registros totalmente públicos que revelen la propiedad efectiva de los fideicomisos. El Reino Unido afirma que sería una violación de la privacidad revelar a los beneficiarios de los fideicomisos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat