Los técnicos del Ministerio de Hacienda, conocidos como Gestha, han elaborado su propia lista de paraísos fiscales, conformada por 130 jurisdicciones offshore, clasificados en una lista negra de 30 países, y una lista gris de 100 territorios, según la capacidad de estos estados para favorecer la evasión y la elusión fiscal.

Desde Gestha señalan que la lista europea negra, aprobada el pasado martes por los ministros de Finanzas  de la Unión Europea, es “incompleta”, por lo que tendrá un efecto muy limitado en la lucha contra la evasión de impuestos, según los técnicos de Hacienda.

El sindicato señala que su lista es mucho más ambiciosa que la europea, ya que incluye a países que se han comprometido a adoptar un proceso de aprobación de medidas de transparencia, a aquellos que no han demostrado transparencia, a los paraísos fiscales situados en países en vías  de desarrollo, a los del Caribe asolados por los huracanes, a los países de la Unión Europea que favorecen la elusión fiscal como Irlanda y Luxemburgo, y a otros territorios offshore.

Además, sostienen que las listas oficiales no se deberían elaborar incluyendo criterios políticos, y creen que debería incluir a todos las jurisdicciones de escasa y nula tributación y con apreciable opacidad en ámbitos bancarios, mercantiles, de registros de compañías…

Asimismo, según éstos, las sanciones contra las jurisdicciones no cooperativas que figuran en la lista de la Unión Europea tendrían que promover cambios en la legislación de dichos territorios, como suspensión de acuerdos de libre comercio, de los convenios para evitar la doble imposición, de financiación de la UE, o la prohibición para todas las instituciones y entidades públicas de la UE de abrir cuentas offshore o constituir sociedades offshore en algunos de los paraísos fiscales que figuran en la lista.

Los técnicos de Hacienda reclaman que las sanciones también se apliquen a empresas, bancos, abogados, contables y asesores fiscales que hayan promovido actividades o acuerdos empresariales fiscales de dudosa legalidad e ilícita y que hayan participado en la creación de estructuras de planificación fiscal agresiva y de evasión fiscal en esas jurisdicciones que figuran en la lista negra.

Según fuentes de la Comisión Europea, la evasión y elusión fiscal en Europa es de un billón de euros al año. La OCDE estima la pérdida de ingresos únicamente por la elusión de grandes multinacionales a nivel mundial entre el 4 y el 10% del total de los ingresos del Impuesto de Sociedades.