El Banco de España y la CNMV reiteran el riesgo de invertir en criptomonedas

En un comunicado conjunto, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España, han reiterado el riesgo de invertir en criptomonedas y en ofertas iniciales de monedas (ICO), subrayando su descontrol, volatilidad y vulnerabilidad al fraude.

Sin embargo, horas antes, el Partido Popular proponía que el país lidere la regulación internacional de este nuevo sector, aplicando las normas de blanqueo de capitales e informando al supervisor a partir de una cantidad mínima de inversión.

A través de cambios en la legislación, quieren “crear las condiciones adecuadas para que España sea origen de nuevas criptomonedas”. Señalando la importancia de abordar los riesgos que conllevan las operaciones con éstas dado su componente especulativo.

Teodoro García Egea, portavoz adjunto del PP, planteó que el país emprenda las reformas necesarias “para atraer inversión, talento y empleo especializado y lidere esta nueva transformación digital, en torno a las operaciones internacionales y a la tecnología blockchain.

Además, éste presentó una proposición no de ley en la que demandan “aprovechar las ventajas” que ofrece esta tecnología, ya que puede suponer un menor coste, la ausencia de intermediación en los y transferencias y en la financiación de empresas en la fase inicial de desarrollo.

Controlar su uso y prevenir la evasión

No obstante, el PP también plantea endurecer los controles existentes en torno a esta tecnología.  

“Conocemos casos en los que monedas de este tipo acaban siendo elementos en los que se refugia dinero procedentes de actividades criminales, dinero negro o evasión fiscal», alertan portavoces del Gobierno, previniendo igualmente de los riesgos propios de la volatilidad mostrada por estos valores.

Por lo que, el PP pide considerar a los proveedores de servicios de cambio de moneda virtuales por monedas fiduciarias y a los prestadores de servicios de custodia de claves (monederos virtuales) como entidades sujetos a la regulación de blanqueo de capitales, quedando obligadas a identificar a sus clientes (KYC).

Potencial de riesgo

Además, el Gobierno incide en su iniciativa en la necesidad de advertir de los riesgos podrían ocasionar dado el «componente especulativo de las criptomonedas», pues creen que este «dificulta su uso como medio de pago». Por ello, reclaman la iniciativa de «advertir a los usuarios del componente especulativo y del riesgo de burbujas de las criptomonedas, así como de ser prudente en su utilización», al menos, «hasta que exista una regulación global» sobre esta materia.

Piden el apoyo e impulso del grupo de trabajo creado en la Dirección General del Tesoro, en el que participan tanto el Banco de España como la CNMV sobre el estudio de las criptomonedas y promover en foros internacionales la necesidad de valorar la adopción de una regulación supranacional al respecto.

Señalan la importancia de este nivel de regulación para «generar confianza y fiabilidad» en los mercados, advertir a inversores y usuarios de criptomonedas de sus riesgos, y regular las entidades que lo comercialicen.

La CNMV y el Banco de España advierten que, hasta la fecha, ninguna emisión de criptomoneda ni ninguna ICO ha sido registrada, autorizada o verificada por ningún organismo supervisor en España. Por lo que, no existen criptomonedas ni tokens emitidos en ICOs cuya adquisición o tenencia en España pueda beneficiarse de ninguna de las garantías o protecciones previstas en la normativa relativa a productos bancarios o de inversión.

Riesgo elevado de pérdida del capital invertido

Las criptomonedas carecen de valor intrínseco, pudiendo convertirse en una inversión altamente especulativa. Asimismo, debido a su fuerte dependencia de tecnologías poco consolidadas, no excluye la posibilidad de fallos operativos y amenazas cibernéticas que pudieran suponer indisponibilidad temporal o, en casos extremos, pérdida total de las cantidades invertidas.

Problemas de liquidez y volatilidad extrema

Debido a la ausencia de mercados equiparables a los mercados organizados de valores sujetos a regulación, esto puede dificultar la venta de criptomonedas o de tokens emitidos en ICOs para obtener efectivo.

Sus propietarios pueden no disponer de opciones en el momento deseado para convertir en moneda convencional sus criptomonedas o recuperar su inversión. Y cuando existe la posibilidad de vender estos activos, puede haber falta de transparencia en relación con las comisiones aplicables, y además, su precio suele sufrir fuertes oscilaciones.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat