El subsecretario general de la Presidencia de Argentina, Valentín Díaz Gilligan, ha presentado su renuncia en el Gobierno de Mauricio tras descubrir que oculto 1.2 millones de dólares en una sociedad opaca en el paraíso fiscal de Andorra.

El funcionario omitió en sus declaraciones juradas de impuestos que tuvo 980.000 euros en una cuenta bancaria en Banca Privada d’Andorra (BPA) a nombre de la empresa británica de intermediación de jugadores de fútbol Line Action, cuyo accionariado a su pertenecía a la sociedad offshore panameña Nashville North.

La cuenta bancaria en Andorra se abrió en 2012, cuando Díaz Gilligan era asesor del Gobierno de Argentina y se cerró en noviembre de 2014, cuando el funcionario llevaba 11 meses como director general de Promoción Turística de la ciudad.

Díaz Gilligan, que figuraba como director y representante de Line Action, afirmó que el dinero depositado en Andorra, jurisdicción en la que regía el secreto bancario hasta el año pasado, pertenecía en realidad a Francisco Casal, un amigo uruguayo vinculado a los negocios del fútbol.

Sin embargo, éste no es el único funcionario vinculado a este tipo de escándalos. El ministro de Finanzas de Argentina, Luis Caputo aparece en los Papeles del Paraíso por poseer ser administrador de dos fondos de inversión entre 2009 y 2015, año en que asumió en la función pública como secretario de Finanzas del actual Ejecutivo, y antes de ser nombrado ministro en enero de 2017.

Asimismo, el propio Mauricio Macri, presidente del país, estuvo implicado en los Papeles de Panamá por delito de lavado de dinero a través de dos sociedades opacas en paraísos fiscales de todo el mundo.

Abrir el chat