Reino Unido es acusado de proteger las prácticas de evasión fiscal de sus territorios de ultramar

El gobierno británico, al parecer, ha estado tratando de bloquear los intentos de la Unión Europea de colocar algunos de los territorios de ultramar del Reino Unido en la lista negra de paraísos fiscales.
La lista negra se creó tras las revelaciones de los Papeles de Panamá. El proceso ha tenido varias etapas. En primer lugar, la Comisión realizó una evaluación previa de las jurisdicciones de países terceros (países no pertenecientes a la UE), evaluando su riesgo de facilitar la evasión y elusión de impuestos; en segundo lugar, un acuerdo del Consejo Europeo sobre una lista breve de países con los que entablar un diálogo político y, en tercer lugar, un proceso de selección de los países incluidos en la lista corta para una selección final de la lista negra.
En noviembre de 2016, los ministros de finanzas acordaron los criterios para evaluar a terceros países: transparencia, impuestos justos e implementación del plan de acción de BEPS (erosión de la base y traslado de beneficios). Hubo negociaciones y debates sobre la interpretación del criterio 2 (impuestos justos) y Reino Unido, junto con Irlanda y Luxemburgo, lograron diluir las dudas sobre sus regímenes impositivos.
92 países fueron preseleccionados, incluidos 81 países designados por la Comisión en 2016, 5 países que tienen un acuerdo fiscal con la UE (Suiza, Mónaco, Andorra, Liechtenstein y San Marino) y otros 6 países considerados centros financieros (Palau, Niue, Nauru , Malasia, Islas Marshall y Vanuatu).
Finalmente, en diciembre del año pasado, el Consejo Europeo publicó una lista negra de 17 países y una «lista gris» de 47 jurisdicciones. Los países de la lista negra y la lista gris son aquellos que no cumplen al menos uno de los tres criterios de selección, pero los países de lista gris son aquellos que se han comprometido a cambiar su legislación para cumplir.
Sin embargo, el proceso no se ha llevado a cabo sin problemas y ha habido desacuerdo sobre la metodología para los países con una tasa impositiva corporativa nula o cercana a cero. Para estos casos, los Estados miembros acordaron aplicar cinco subcriterios adicionales para decidir si un territorio facilita estructuras perjudiciales. Pero aquí también hubo desacuerdos sobre cómo interpretar algunos de estos subcriterios. Aquí es donde las tácticas de bloqueo del Reino Unido parecen haber entrado en juego.
Los documentos filtrados al Grupo Verde en Bruselas revelan que «un miembro del panel de evaluación» no estuvo de acuerdo con la interpretación de los subcriterios y que el desacuerdo se centró en los criterios de evaluación utilizados para evaluar 11 jurisdicciones. Estas jurisdicciones incluyen algunas con fuertes lazos con el Reino Unido: Anguila, Bahamas, Bahrein, Bermudas, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Guernsey, Isla de Man y Jersey, por lo que no se necesita demasiado trabajo de detective para deducir que este miembro fue probablemente Reino Unido, dispuesto a proteger algunos de los paraísos fiscales.
¿Podría ser que el Reino Unido se mantenga firme, bloqueando el avance en la lucha contra la evasión fiscal en la UE con la esperanza de que pueda convertirse en el principal paraíso fiscal tras el Brexit?
Las acciones obstructivas del Reino Unido, aunque son moralmente indefendibles, demuestran profundos defectos en todo el proceso de la lista negra. Carece de transparencia, tiene criterios poco ambiciosos para evaluar a los países y se centra únicamente en terceros países, haciendo caso omiso de los Estados miembros de la UE que se sabe que tienen regímenes fiscales perjudiciales. Organizaciones como Tax Justice Network han proporcionado sus propias listas de paraísos fiscales que incluyen a los Estados Miembros. Finalmente, también hay una falta de sanciones creíbles para los países incluidos en la lista negra.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Contenido protegido !!
Abrir el chat