[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Hace dos años de la publicación de los Papeles de Panamá, una investigación periodística sobre la filtración de documentos del despacho de abogados panameño Mossack Fonseca, que reveló cómo este bufete ayudó a personalidades de todo el mundo a constituir 214.000 sociedades offshore en más de 200 territorios.

A raíz de esta investigación, organismos supranacionales aceleraron la puesta en marcha de iniciativas para evitar el fraude, la evasión y la elusión fiscal. Sin embargo, a dos años de la publicación de los Papeles de Panamá, la Unión Europea mantiene bloqueadas las principales iniciativas contra los paraísos fiscales.

La Plataforma por la Justicia Fiscal organizó unas jornadas en las que analizó los avances en esta materia. Según esta organización, reconocen una sensación “agridulce” en cuanto a las mejoras en la UE tras tres comisiones en el Parlamento Europeo centradas en los paraísos fiscales.

Expertos como el socialista Ramón Jáuregui, ha destacado como acción positiva la elaboración de una lista negra de paraísos fiscales. Sin embargo, esta lista no incluye a países europeos, donde existe competencia fiscal, y tampoco incluye sanciones para los que si están en ella.

“La lista negra es un gran avance, pero su aplicación es más que débil”, ha señalado el eurodiputado de Los Verdes, Ernest Urtasun.

Pero la falta de unanimidad en una política fiscal europea frena acciones como la armonización de las bases imponibles mínimas del impuesto de Sociedades en toda la UE (en Irlanda el tipo nominal es del 12,5% y en España del 25%, aunque el real de las grandes empresas se queda en el 7,3%), o la  consolidación de la base imponible del impuesto de sociedades. Esto significaría que las empresas calcularían sus ingresos y beneficios en base a la actividad que han generado en toda la UE y repartir después el impuesto entre los países donde esté presente.

Asimismo, otra propuesta frenada por los miembros es la de que las grandes multinacionales  hagan público dónde y cuántos impuestos pagan para incrementar la transparencia fiscal y combatir la evasión fiscal.

«Un país como Luxemburgo vive de su chiringuito fiscal y es difícil hacerle ceder. Pero ¿qué defiende España en el Consejo?» se ha preguntado Urtasun, el eurodiputado de los verdes.

Para Jáuregui, Suiza, un país que no pertenece a la UE pero sí mantiene acuerdos comerciales y en cooperación de fronteras, es el principal elemento del problema de la evasión fiscal.

Para algunos diputados españoles, como el portavoz de Hacienda de Ciudadanos, Francisco de la Torre, les resulta incomprensible que territorios como Gibraltar o Andorra no estén incluidos en la lista.

«El único viaje al exterior del ministro Cristóbal Montoro fue a firmar un convenio de doble imposición con Andorra. Pero a España le sigue perjudicando mucho más Gibraltar o Andorra que la Isla de Nauru», ha asegurado[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Abrir el chat