Canadá se queda a la cola en la lucha contra el fraude fiscal

Dos años después de la filtración de los Papeles de Panamá, los canadienses opinan que su país ha hecho poco en la lucha contra el fraude fiscal en comparación con otros países.
En abril de 2016, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación lanzó una memoria caché filtrada de 11.5 millones de registros relacionados con tenencias de individuos y compañías en el extranjero, incluyendo tenencias en el exterior de una gran cantidad de líderes mundiales. Los datos provienen del despacho panameño Mossack Fonseca.
La filtración de los Papeles de Panamá expuso a casi 100 especialistas canadienses que trabajaron con Mossack Fonseca para establecer más de 2.100 sociedades offshore en paraísos fiscales. A pesar de esta gran cantidad de datos, Canadá se está quedando atrás en sus investigaciones y sanciones a aquellos que han cometido delitos fiscales.
Si bien el gobierno liberal ha implementado algunas medidas para ir tras los paraísos fiscales, sus esfuerzos han sido lentos y aún no son suficientes para detener la marea. Un año después de las filtraciones, la Agencia de Ingresos de Canadá (CRA) anunció que la administración estaba auditando a 122 canadienses que aparecen en la base de datos. Además, la CRA anunció que había ejecutado 3 órdenes de búsqueda el 14 de febrero de 2018.
«Este es el tipo de anuncios vistos en el Reino Unido y Australia 6 meses después de las filtraciones, no uno o dos años», dice Dennis Howlett, Director Ejecutivo de Canadians for Tax Fairness. «El uso del paraíso fiscal en Canadá ha sido desenfrenado precisamente porque nuestros legisladores estaban mirando para otro lado. Necesitan mostrarle al público que han cambiado eso».

Más de millones de dólares recuperados

Otros países fueron más agresivos al tomar medidas enérgicas. Tanto Australia como el Reino Unido tenían grupos de trabajo que comenzaron a funcionar con órdenes de búsqueda e investigaciones. A nivel mundial, tales esfuerzos han resultado en la recuperación de más de 500 millones de dólares por parte de las autoridades fiscales.
«La CRA ha sido bastante circunspecta con respecto a sus investigaciones», agrega Howlett, «los canadienses deben ver que hay consecuencias rápidas y sustanciales para las personas y compañías que están eludiendo sus responsabilidades impositivas, o los canadienses perderán la fe en el sistema».

Abrir el chat