¿Cómo afectan las nuevas leyes de impuestos corporativos a las sociedades en Estados Unidos?

El nuevo Proyecto de Ley de reforma tributaria aprobado el pasado mes de diciembre, y que está considerada como la revisión más radical del sistema tributario de Estados Unidos, está atrayendo diversas opiniones.
Por un lado, traería una reducción de los impuestos corporativos del 35% al 21%, así como la aplicación de impuestos más bajos sobre las ganancias en el extranjero, lo que sería de gran ayuda para las empresas que operan en Estados Unidos. Sin embargo, por otro lado, esto no es tan sencillo de tratar.
Hay tres temas principales de discusión: la simplificación del código tributario y la reducción en la tasa base federal, la repatriación de ganancias en el extranjero y el paso a un sistema territorial de tributación. Todos estos afectarán a las sociedades estadounidenses.
Menos impuestos no significa mayores ganancias
El código tributario de Estados Unidos es muy complejo, por lo que, la reducción en la tasa tributaria no es sencilla. Durante muchos años, las empresas se han aprovechado de diversas deducciones para compensar la tasa de impuesto corporativo al 35%. Sin embargo, la simplificación del código tributario significa que muchas de esas deducciones desaparecerán.
Por lo que, menos impuestos no significan mayores ganancias, ya que muchas empresas acabarán pagando mucho menos, pero recogerán menos incentivos. En este escenario siempre habrá ganadores y perdedores.
Traer dinero de vuelta podría no traer las ganancias que espera
El mercado de capitales en Estados Unidos sigue siendo optimista con la nueva reforma tributaria. Los expertos creen que muchas empresas aprovecharán la bajada de impuestos para repatriar las ganancias en el extranjero a Estados Unidos, pero, tenga cuidado con esto, ya que Estados Unidos carga un “peaje” que aplica el país, del 15.5% para ganancias mantenidas en efectivo y equivalente de efectivo, y del 8% para ganancias no monetarias.
El objetivo de este impuesto de transición es eliminar todas las ganancias históricas o diferidas y someterlas a impuestos, lo que permitirá que el nuevo sistema comience de cero con las ganancias generadas después de la transición.
La repatriación de las ganancias significa que las empresas tendrán muchas más opciones de inversión, pero, probablemente, paguen más impuestos sobre el dinero repatriado que los impuestos que están pagando hoy en día sobre sus propiedades en el extranjero.
A medida que Estados Unidos se mueve hacia un sistema de tributación territorial, muchas son las empresas que están buscando una reestructuración de sus operaciones. Nuestros asesores expertos están trabajando mucho en estos momentos para ayudar a las firmas estadounidenses.
Si desea poner en marcha una nueva estrategia de reestructuración, póngase en contacto con nuestros expertos sobre sociedades en Estados Unidos.

Abrir el chat