El paraíso fiscal más grande del mundo no es una isla paradisiaca

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Impuestos corporativos a solo el 17% en Singapur. En Gibraltar al 10% y en Islas Caimán, a un 0%, aunque todos saben que al final, las ganancias registradas en esta isla se terminan gravando al 13%. Sin embargo, ninguno de estos supera a Irlanda y su complejo sistema opaco paquete para las empresas que buscan evadir impuestos (legalmente) en sus países de origen.

En un informe publicado el mes pasado y titulado «Los beneficios perdidos de las naciones»,  economistas de la Universidad de California, Berkeley y la Universidad de Dinamarca encontraron que:

Las multinacionales trasladaron 106 mil millones de dólares de ganancias corporativas a Irlanda en 2015. Esta cantidad es mayor que la cifra acumulada en todas las islas del Caribe juntas (97 mil millones) y más que los 70 mil millones de Singapur, los 58 mil millones de Suiza y los 57 mil millones de Holanda.

«Estas son ganancias creadas en otro lugar y luego se trasladaron a Irlanda, muy probablemente solo para fines impositivos», explica el economista Thomas Tørsløv, coautor del informe.

Desde la filtración de los Papeles del Paraíso en 2017, que reveló cómo las corporaciones y las personas de alto poder adquisitivo trasladan el dinero a jurisdicciones offshore para evitar impuestos, Tørsløv y su equipo se han propuesto desarrollar una mejor comprensión del impacto global de los paraísos fiscales.

Comenzaron su investigación comparando las ganancias obtenidas dentro de un país con la cantidad de actividad corporativa. «Si hay muchas ganancias y poca actividad, esa es nuestra primera indicación de que algo está pasando», dice Tørsløv. Y eso es lo que estaba sucediendo en Irlanda.

Tørsløv y su equipo examinaron luego la tasa de ganancia de las industrias extranjeras en cada país en 2015, y compararon la rentabilidad de ese sector multinacional con el sector local de cada economía. Cualquier gran discrepancia indica un cambio de beneficios.

Encontraron en 2015 que la mayoría de las sociedades en paraísos fiscales tenían una tasa de ganancia del 30 al 50%, haciéndolas menos rentables que los sectores locales. En Irlanda, por otro lado, las empresas extranjeras tenían una tasa del 800%, haciéndolas mucho más rentables que el sector local.

¿Qué hace a Irlanda tan atractivo?

Para empezar, una tasa impositiva corporativa del 12.5%, y algunas multinacionales han podido reducir esa tasa base al cerrar tratos con el gobierno irlandés. La UE actualmente está investigando arreglos por los que algunas empresas pagan impuestos de 0,1 a 0,01% sobre las ganancias.

Irlanda también se beneficia de una estrategia llamada fijación de precios de transferencia, en la cual las multinacionales trasladan las ganancias de las subsidiarias en jurisdicciones de altos impuestos a las de bajos impuestos. En 2014, Apple implementó esta táctica para una tasa de impuesto efectiva del 3.7% sobre 31 mil millones de dólares en ingresos. Se dispararon las alarmas, lo que llevó al Senado de Estados Unidos y a la Comisión Europea a investigar las operaciones irlandesas de la corporación.

Además, una tasa impositiva corporativa de solo 6.25% para los ingresos derivados de la patente o propiedad intelectual de una compañía. Y las políticas de impuestos sobre investigación y desarrollo ofrecen incentivos atractivos para que las empresas establezcan trabajos de innovación. Las corporaciones también aprecian la opacidad de la configuración de Irlanda. El gobierno no exige que las empresas multinacionales proporcionen cuentas públicas de los subsidios recibidos, las ganancias o la cantidad de impuestos pagados.

Irlanda puede ser el paraíso fiscal más grande, pero EEUU es el mayor evasor de impuestos, según Ronald Davies, profesor de economía en el University College de Dublín. «¿Irlanda es un conducto para la minimización de impuestos?», pregunta. «Sí, pero parece tan grande por Estados Unidos».

Es cierto que Irlanda se ha beneficiado de la inversión directa de los EEUU de más de 277 mil millones de dólares en las últimas dos décadas, más que China, India, Rusia y Brasil juntos, según la Cámara de Comercio Estadounidense en Irlanda. A partir de 2015, más de 700 empresas de EEUU emplearon a 130.000 personas irlandesas, incluidos los gigantes tecnológicos Alphabet (compañía matriz de Google), Facebook y HP Inc., además de Apple.

Debido a esto, los gobiernos de todo el mundo pierden alrededor de 240 mil millones al año en ingresos tributarios, según un cálculo de 2015 de la OCDE, pero ¿qué significa perder esos millones en ingresos fiscales para la enorme economía de los Estados Unidos?

Según Tørsløv, las pequeñas empresas pagan el mayor precio. Las empresas multinacionales tienen los recursos y la experiencia para dirigir el dinero en el exterior, pero ese no es el caso para las pequeñas y medianas empresas estadounidenses que terminan pagando una factura tributaria estadounidense completa. «Esto genera una competencia seriamente desleal», dice Tørsløv.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Abrir el chat