[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El paraíso fiscal de Islas Caimán es el tercer inversor extranjero en Israel, según datos publicados oficialmente por el gobierno israelí. Estos datos volvieron a suscitar dudas sobre el origen de los fondos que impulsan el florecimiento de las industrias emergentes y tecnológicas en el país.

El sitio web de noticias tecnológicas israelíes CTech analizó cifras publicadas en marzo por la Oficina Central de Estadísticas de Israel (CBS) y descubrió que 6 mil millones de dólares fueron a Israel a través de Islas Caimán en 2016, totalizando el 6,6% de toda la inversión extranjera.

Las fuentes de inversión más grandes fueron Estados Unidos con un 16,8% por ciento, y los Países Bajos, con un 12%. Otros orígenes significativos, pero más pequeños, para la inversión directa fueron Canadá, Singapur, Luxemburgo, Suiza, el Reino Unido, Suecia y Francia.

Las Islas Caimán son un Territorio Británico de Ultramar autónomo, lo que significa que es capaz de determinar sus propias regulaciones financieras. Las empresas o sociedades offshore registradas allí no pagan impuestos corporativos o de ingresos sobre el dinero obtenido fuera de su territorio, incluidos los intereses o dividendos de las inversiones. Esto le da al territorio una temible influencia financiera global, haciéndola hogar de alrededor de 100.000 compañías.

El control de las leyes financieras también permite a las personas y las empresas esconderse detrás de capas de secreto, dificultando el seguimiento del origen de las inversiones o el trazado de su flujo. Las Islas Caimán ocuparon el tercer lugar en el Índice de Secreto Financiero 2018 de Tax Justice Network, solo detrás de Suiza y de EEUU.

Un portavoz del Banco de Israel aseguró que los inversionistas principales registrados como provenientes de las Islas Caimán son «un puñado de conocidas y grandes compañías». «Si escuchara sus nombres, normalmente no los asociaría con las Islas Caimán», agregó el portavoz.

Muchas naciones están tratando de tomar medidas drásticas contra el uso de paraísos fiscales, sobre todo debido a las revelaciones en los Papeles del Paraíso y Papeles de Panamá, que vinculó a muchas empresas e individuos conocidos con cuentas offshore en el exterior.

Los paraísos fiscales británicos como las Islas Caimán son importantes centros offshore. Aunque algunos legisladores del Reino Unido quieren endurecer las leyes fiscales e implementar prácticas comerciales más transparentes, los paraísos fiscales luchan por conservar sus privilegios.

Estados Unidos ha estado aplicando leyes para impedir que los ciudadanos estadounidenses usen territorios secretos en alta mar para ocultar activos e ingresos, aunque algunos estados de Estados Unidos, como Delaware y Nevada han sido calificados como paraísos fiscales.

Aunque la prominencia de las Islas Caimán en el financiamiento de empresas israelíes puede sorprender a algunos, se trata de una larga relación. De hecho, los números de 2016 son más bajos que algunos años anteriores. Por ejemplo, en 2012, las islas representaron el 11,6% o alrededor de 9 mil millones de dólares de inversión en Israel.

El Departamento de Justicia de EEUU ha investigado tres grandes bancos israelíes, el Bank Leumi, el Bank Hapoalim y el Bank Mizrahi, por tratar con fondos de origen sospechoso y ayudar en la evasión de impuestos y el lavado de dinero.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Abrir el chat